Comienza una nueva semana de un nuevo mes y vuelvo a hablar de reciclaje. Hace unos meses empecé esta serie de post y me propuse escribir cada mes sobre este tema. Ya he hablado de cómo reciclar vidrio, papel, envases, aceite, ropa y electrodomésticos.

Hoy continúo la serie con las pilas, que aunque están siendo desplazadas por las baterías recargables, seguimos teniendo muchos objetos en casa que funcionan a pilas: como algunos relojes de pulsera, el mando de la tele o la radio de la cocina.

Una pila produce electricidad porque en su interior se producen una serie de reacciones químicas. Además, la mayoría de de pilas contienen metales pesados tóxicos, como el níquel, el cadmio o el mercurio. Todas estas sustancias pueden ser recuperadas y reutilizadas en el proceso de reciclaje.

Existen distintos tipos de pilas:

  • Pilas botón: relojes, calculadoras, etc. A pesar de su reducido tamaño son las más contaminantes.
  • Pilas de petaca o cilíndricas: contienen menos metales pesados, pero se producen muchas más.


En este post no estoy hablando de otro tipo de baterías como las de los móviles, coches, cámaras de fotos, etc. En el post “Qué hacer con los aparatos eléctricos que ya no sirven” tenéis más información sobre el tema.

Si una pila acaba en el agua o en un vertedero, todas estas sustancias químicas acabarían vertíendose al medio ambiente, con la peligrosidad que esto supone para los ecosistemas (en los que también vivimos nosotros). Por otro lado, si las pilas se incineran junto al resto de residuos domésticos, los metales pesados que contienen se liberarían provocando contaminación atmosférica.

¡Una pila de mercurio puede contaminar 600.000 litros de agua y una alcalina 167.000! Tuitéalo

¿Cómo reciclar las pilas?

En primer lugar, tienes que tener un lugar en casa en donde depositar todas las pilas usadas. Yo las guardo en un bote de cristal y cuando tengo unas cuantas las llevo al contenedor de pilas.

Estos contenedores de pilas suelen encontrarse en muchos edificios públicos, algunos supermercados e incluso en algunas ciudades hay contenedores de pilas en la calle. En la web de Ecopilas tienes un buscador para encontrar tu contenedor de pilas más cercano.

Una solución para consumir menos pilas es utilizar pilas recargables, son un poco más caras que las normales, pero a la larga nos saldrán más baratas. 😉

¿Os gusta este serie de post de reciclaje? ¿Os gustaría que continuara?

Rut

Autora

Bióloga y bloguera, soy la mitad de Esturirafi. En búsqueda de una vida más sostenible y saludable.

2 Comentarios

  1. Son muy interesante los post sobre reciclaje 🙂 Nunca está demás recordarlo 🙂 Yo llevo las pilas aunque la verdad que no uso muchas al contenedor que hay en el supermercado.

Escribe un comentario

A %d blogueros les gusta esto: