Vacas y cambio climático…¿tienen algo que ver? Más de lo que crees. Quédate y te lo explico.

Vamos a empezar la historia por el principio…
Hace unos meses hablábamos de Salvar el Ártico y de cómo se está derritiendo por culpa del cambio climático, que está produciendo un aumento de la temperatura de los océanos y de la atmósfera.

Las vacas y el cambio climático
Fuente: Unsplash

Pero… ¿Qué es el cambio climático?

Desde hace miles de años se han producido cambios climáticos: glaciaciones, épocas más cálidas, sequías, etc. Pero nunca se había producido en tan corto espacio de tiempo.

Desde la revolución industrial empezaron a emitirse gases de efecto invernadero a la atmósfera (CO2, metano, etc) lo que convertía a la tierra en un “invernadero”, aumentando la temperatura de los océanos, atmósfera, entre otras muchas cosas que son un poco largas de explicar.

Siempre se habla del dióxido de carbono (CO2) que es el que emiten los coches, camiones, aviones… por la combustión del gasoil. Pero se habla menos de otros gases como el metano.

El metano calienta la tierra 23 veces más que la misma cantidad de CO2.

¿De donde viene el metano?

El metano se produce en la descomposición de la materia orgánica. Es decir, cuando se descomponen restos vegetales o animales.
El 60% es producido por el hombre: actividades agrícolas como los arrozales, basureros, etc.

Una de las principales fuentes son las granjas de ganado. Aquí está la relación de las vacas con el cambio climático. Ya que estas vacas en su digestión expulsan grandes cantidades de metano y aunque parezca mentira es una cantidad bastante grande (casi un 12% de todo el metano producido por el hombre).

Una vaca lechera europea emite cada día tantos gases nocivos como un coche en unos 50 kilómetros. Tuitea esta frase.

Soluciones

¿Qué hacemos? ¿Dejar de comer carne para evitar el cambio climático? A lo mejor tampoco tenemos que llegar a eso.
Hay estudios que recomiendan cambiar la dieta de los rumiantes para evitar que produzcan tanto metano.
También se puede gestionar mejor el estiércol: producir energía con el metano (biogás).

Las vacas y el cambio climático
La frisona es una de las vacas lecheras más comunes en la actualidad. Wikipedia

Hay una campaña internacional muy interesante que se llama Lunes Sin Carne que propone eliminar la carne de nuestra dieta un día a la semana para dar a conocer el problema del exceso de carne en la dieta para nuestra salud, para las personas, para los animales y para el planeta.

A esta iniciativa ya a se han unido desde el año 2003 miles de personas y entre ellas todos los colegios públicos de Los Ángeles, el estado de Sao Paulo, ciudades como Brujas o celebrities como la familia McCartney o Gwyneth Paltrow.

Ahora ya sabes que cualquier cambio en nuestro estilo de vida es importante para reducir la huella que dejamos en el planeta.

¿Conocías esta relación de las vacas con el cambio climático?

Rut

Autora

Bióloga y bloguera, soy la mitad de Esturirafi. En búsqueda de una vida más sostenible y saludable.

16 Comentarios

  1. Hola Rut!

    Madre mía, sabía y era consciente de la relación entre vacas, metano y contaminación pero creo que no era consciente de tal magnitud: "Una vaca lechera europea emite cada día tantos gases nocivos como un coche en unos 50 kilómetros", me parece mucho… A compartir y a difundir.

    Muchas gracias Rut, feliz inicio de semana 🙂

  2. A mí me contó esto de las vacas el profesor de Biología cuando yo estaba en la E.S.O… me quedé de piedra. Lo que pasa es que ellas producen este gas de forma natural, mientras que ese 60% que producimos los humanos sí podemos reducirlo (segurísimamente).
    Si hay una forma de contribuir a través del biogás seguro que merece la pena.
    Un abrazo,

  3. Excelente post, Rut.
    Me encanta tu blog.
    Yo he variado mi dieta por conciencia y salud. Apenas como carne, y cuando la compro para mis hijos siempre busco que sea de ganado criado en libertad y alimentado de la manera más natural posible. Podemos hacer ese pequeño esfuerzo. No es necesario comer tanta carne y lácteos, tenemos que buscar que sean de calidad, y sobre todo tener en cuenta en qué condiciones han vivido esos animales y cómo se produce el sacrificio.

  4. Estoy completamente de acuerdo… pero creo que lo que nos falta para ir realizando el cambio en la dieta es planificación, al menos a mí. Este año es uno de mis objetivos, tener un menú más intencional, menos por defecto y más mindful 🙂

  5. Jolines, tu post me ha dejado boquiabierta!!! Muy muy muy interesante!! Bravo

    He pasado por tu blog porque somos compis de curso 😉
    Te dejo mi blog por si te apetece echarle un vistazo. Moda y lifestyle! Gané el pasado año el Premio Nacional del canal Divinity y la plataforma Wloggers, al blog más original 😉

    Besazos!!

    http://www.preparadaslistasya.com

  6. Hola Irene,
    A mi creo que me lo contaron en la carrera y es algo que nunca había pensado…También me quedé de piedra.
    Sí, es probable que el que producimos los humanos se puede reducir, pero también estaría bien reducir el consumo de carne y aprovechar el metano con biogas…
    Un abrazo

  7. Hola Carlos,
    Muchas gracias!
    Totalmente de acuerdo contigo, yo también como poca carne, y creo que se podría disminuir mucho su consumo, con la de alimentos ricos que tenemos!
    Un abrazo!

  8. ¡Hola chicas! Estaba por aquí leyendo cosas y me encontré con este artículo. Me parece muy importante que empecemos a generar conciencia con respecto al impacto "invisible" que generan nuestros hábitos.

    En todo caso, pienso que el tema de cambiar el alimento de las vacas o lo del biogas son apenas pañitos de agua tibia para una enfermedad grave… el problema con la producción masiva de carne no sólo está en el metano, sino en el uso excesivo y la contaminación del agua, el uso indiscriminado de antibióticos (y la resistencia que empiezan a generar las bacterias), el uso de la tierra (la principal causa de deforestación es la ganadería) y, por supuesto, el trato al que son sometidos los animales (y, por extensión, las cosas que deben soportar las personas que trabajan en esa industria).

    El lunes sin carne es una iniciativa muy buena, pero creo que —al menos para las personas que estamos realmente preocupadas por el futuro del planeta— la única opción realmente sensata es reducir el consumo de productos de origen animal al mínimo. Esperar a que los problemas asociados a la ganadería se resuelvan cuando le cambien la alimentación a las vacas es como esperar a que alguna empresa empiece a reciclar botellas de plástico en lugar de dejar de utilizarlas.

    Sé que es un tema incómodo, pero si es algo de lo que queremos hablar en serio no hay más remedio que "ponerlo sobre la mesa".

    Hay un documental muy bueno, que ilustra de manera muy clara la problemática que hay detrás de este asunto, se llama Cowspiracy. Se los recomiendo.

    ¡Saludos! 🙂

  9. Tienes razón, pero es un tema complicado….Hacer que toddo el mundo deje de comer carne…es muy difícil.
    Creo que hay que ir poco a poco viendo alternativas que podamos conseguir a corto plazo.
    Gracias por la info!
    Un abrazo

Escribe un comentario

A %d blogueros les gusta esto: