Este post forma parte de la sección Vida Saludable de Eco Eco Magazine, la primera revista online gratuita que te guía en el camino hacia una vida sostenible y saludable. Un proyecto que te presentábamos hace unas semanas en el blog, si quieres saber más no te pierdas este post.
Aunque el post se titula “Yoga ¿Por dónde empezar?” en mi caso tengo que confesar que sería “Yoga ¡Volver a empezar!” … Sé que no se pueden poner excusas, pero… Este verano ha sido un descontrol… Tengo que confesar que he perdido mi rutina de yoga y mi cuerpo lo empieza a notar…
Así que este post es perfecto para volver a encontrar la motivación para retomar la práctica de yoga cómo para animarte a empezar.

Yoga ¿Por dónde empezar?

El yoga se ha transmitido de generación en generación desde hace más de 3500 años. Es considerado como una de las prácticas más antiguas que se ocupa del hombre en su totalidad.

Pese a su antigüedad, el yoga sigue resultando moderno e innovador. Una de las razones por las que sigue siendo tan actual es que no ha parado de reinventarse.

Cada año surgen nuevas escuelas que aportan un punto diferenciador: algunas se basan en fines terapéuticos, centradas en el cuerpo, y otras tienen un carácter más espiritual. Pero hay algo que siempre tendrán en común: la atención plena en el momento presente.

Yoga ¿Por dónde empezar?

Empezar a practicar Yoga

Encontrar el yoga que mejor se adapte a tus necesidades y objetivos será el primer reto a la hora de empezar. Si buscas un yoga espiritual lo tuyo es Kundalini; en cambio, si buscas una práctica más física te recomiendo que empieces con Hatha, que es considerado la base del resto de disciplinas.

Si buscas más información puedes leer: Tipos de yoga I y Tipos de yoga II

¿Qué necesito?

Tu cuerpo, ropa cómoda y una superficie antideslizante (toalla, alfombra, manta…) es todo el material que necesitas. La primera inversión que te recomiendo realizar cuando estés segura de que el yoga es para ti es una esterilla. Más adelante podrás necesitar un bloque, una correay una manta.
No se necesita ninguna habilidad física para empezar a practicar yoga. Mucha gente piensa que es necesario ser flexible, pero no es así, la flexibilidad se adquiere con la práctica. Cuando empecé a practicar mi flexibilidad era nula, apenas llegaba con las manos a las rodillas.
Yoga ¿Por dónde empezar?

¿Empezar en casa o en una escuela?

Mi experiencia me ha enseñado a valorar la importancia de tener un profesor, por eso siempre recomiendo empezar asistiendo a clases. Un profesor te ayudará a construir las posturas correctamente, supervisando, corrigiendo y evitando lesiones, además de transmitir conocimientos sobre la filosofía yogui: concentración, respiración, vivir el momento, etc.

Si por algún motivo no puedes asistir a clases Internet te lo pone fácil para iniciarte en el mundo del yoga. Una búsqueda rápida y encontrarás un montón de vídeos con prácticas guiadas de yoga para principiantes. Sólo tendrás que buscar en casa un lugar adecuado en el que puedas moverte sin tropezar con nada.

Yoga ¿Por dónde empezar?

Estoy segura de que cuando empieces no podrás parar. Los progresos al principio son sorprendentes tanto a nivel físico como mental. El yoga cambió mi vida: descubrí que puedo ser flexible, trabajé mi fuerza lo que mejoró mi postura (se acabaron los hombros caídos).

Aprendí a valorar la importancia de respirar bien y cómo utilizar las respiraciones para relajarse o cargarse de energía. El yoga me enseña a vivir y concentrarme en el momento presente, a controlar la mente y a superarme con cada reto, cada nueva postura. 

El yoga ha mejorado mi autoestima: me siento más fuerte, con mayor control de mi cuerpo y mi mente, consciente de mi capacidad de superación y todo esto me hace sentir mejor.
Puedes encontrar este artículo en Eco Eco Magazine. Descarga la revista de forma gratuita y descubre muchas más ideas para llevar una vida saludable y sostenible.

Nahir

Autora

Siempre aprendiendo algo nuevo. La mitad de Esturirafi, escribo sobre vida saludable y moda sostenible.

8 Comentarios

  1. Qué bien me viene este post. No hago mas que empezar y dejarlo, mas por tema de horarios y no saber encontrar un momento que dedicarle que por otra cosa. Espero que en octubre sea la vuelta definitiva!

  2. ¡Hola Nahir!

    He estado de viaje casi un mes, me propuse hacer yoga durante y… creo que hice alguna minisesión de 5-10 minutos pero poco más… pero no quiero sentirme culpable por ello, porque ha sido una buena aventura.

    Yo creo que no ser constante es de lo más habitual. Durante bastante tiempo he estado forzándome con la idea de que debía hacerlo de forma constante, que si no no valía… pero he llegado a la conclusión de que yo no hago yoga para conseguir nada a largo plazo, sino para sentirme bien AHORA, y una vez que me deshago de las rigideces es más probable que haga yoga sin pensarlo. He aceptado que la práctica del yoga es como meditar, siempre tienes que volver y volver y volver y volver. La vida al fin y al cabo es así, ¿no?

    Ahora puedes hacer yoga en la playa todo el año, ¡qué envidia! 🙂

  3. Aysss yo también lo tengo súper abandonado. El verano ha pasado factura, y entre mis propósitos para el otoño esta el de retomar mis clases y la practica en casa. Este post es un chute para volver a la esterilla. Por cierto enhorabuena por la revista. Esta muy muy bien

  4. Me ha encantado leer tu comentario, me he sentido un poquito mejor, menos culpable… Ser constante es difícil y más si estamos fuera de nuestra rutina. El verano y la mudanza han hecho que esta se rompa por completo. Ahora toca construir una nueva vida y tengo claro que quiero que el yoga esté en ella. Siii ahora yoga en la playa todo el año! 🙂 Un abrazo!

  5. El verano es muy duro!! jejeje destroza las rutinas y los buenos hábitos!! Veo que no soy a la única a la que le afecta. Yo empiezo mañana, el día 1 de Octubre va a ser el día! Me alegra que te haya gustado la revista! Un abrazo 🙂

Escribe un comentario

A %d blogueros les gusta esto: