¿Cuánto tiempo ha pasado desde que te cambiaste de móvil? ¿o desde que tu impresora dejó de funcionar de repente? Desde hace tiempo los aparatos eléctricos se estropean cada vez más rápido, si te ha pasado alguna vez eres víctima de la obsolescencia.

Desde la revolución industrial, las empresas necesitan vender para sobrevivir, y qué mejor manera que crear objetos o aparatos con una vida limitada desde fábrica. La frase “antes las cosas duraban más” es bastante cierta.

¿Qué es la obsolescencia?

Se llama obsolescencia a “la planificación o programación de la vida útil de un producto o servicio de modo que –tras un período calculado por el fabricante o la empresa– dicho producto se torne obsoleto e inútil”.

La primera vez que escuché hablar de obsolescencia fue al ver el documental “Comprar, tirar, comprar”. En él hablan por ejemplo de las lámparas incandescentes, de cómo en el año 1924 las principales marcas productoras se pusieron de acuerdo para fabricar bombillas menos duraderas, simplemente para vender más.

Tipos de Obsolescencia

  • Obsolescencia funcional: es aquella que produce que un producto falle de manera premeditada por el fabricante. Es la que todos conocemos y la más fácil de detectar. Por ejemplo el caso de las impresoras que dejan de funcionar al cabo de 2000 copias o 3 años de vida.
  • Obsolescencia de diseño: es aquella que convierte el producto en obsoleto porque ya no está de moda. Un ejemplo es el caso de la ropa, en el que las grandes cadenas de fast fashion sacan nuevas colecciones cada 15 días y puede haber ropa que se deje de usar porque está pasada de moda pero no porque no se pueda usar.
  • Obsolescencia tecnológica: aquella que provoca que el aparato quede obsoleto y que la tecnología que lleva incorporada quede anticuada. Un ejemplo muy claro son los móviles, que en cuanto pasa un tiempo ya no puedes actualizar el sistema operativo por lo que el móvil queda desfasado, aunque el aparato funcione perfectamente.

Consecuencias de la obsolescencia programada en el medio ambiente

  • Abuso de los recursos naturales, como es el caso de los móviles, con consecuencias muy graves para las personas y el medio ambiente.
  • Aumento de los residuos: si cada año compramos aparatos electrónicos nuevos habría que preguntarse ¿a dónde van los residuos? ¿se reciclan? Se estima que para el 2017 el volumen de basura electrónica anual a escala mundial alcanzará la cifra de 65,4 millones de toneladas.
  • Contaminación del medio: nuestros sistemas de reciclaje no están preparados para esa gran cantidad de toneladas por lo que muchos de esos residuos se envían a países como Ghana, aunque esta práctica está prohibida, se envían como productos de segunda mano, aunque son productos no reutilizables y acaban abandonados por todo el país.

Cómo luchar contra la obsolescencia programada

Desde hace unos años han salido proyectos e iniciativas muy interesantes para evitar la obsolescencia, estos son algunos:

Sello ISSOP

Creado por la Fundación FENISS (Fundación Energía e Innovación Sostenible Sin Obsolescencia Programada). Esta certificación gratuita lucha contra la obsolescencia y promueve productos libres de ella. Las empresas participantes deben cumplir un decálogo de buenas prácticas y si cumplen podrán utilizar el logo de ISSOP que los identifica como organizaciones que se comprometen con la sostenibilidad.
Obsolescencia. Comprar, tirar y vuelta a empezar
Imagen: Amigos de la Tierra

Alargascencia

La ONG “Amigos de la Tierra” se ha inventado el término “alargascencia” y ha creado un directorio en el que recogen establecimientos que reparan y recuperan objetos, compran y venden de segunda mano, alquilan o hacen trueques.

Repair Café

Creado en 2009 en Amsterdam, el Repair Café es un lugar donde un día a la semana voluntarios se reúnen para arreglar objetos, desde juguetes a ropa. Hoy en día existen 750 Repair Cafés repartidos por todo el mundo. En España sólo hay uno por ahora en Madrid.
Obsolescencia. Comprar, tirar y vuelta a empezar
Imagen: Repair Cafe

Otras opciones

¡No lo tires repáralo! Iniciativas como Ifixit, guía de reparación gratuita para todo, son muy útiles para luchar contra la obsolescencia. Tampoco hay que olvidarse de las tiendas de recambios de toda la vida que por muy poco dinero tienen esa pieza que necesitamos.

No te dejes llevar por el marketing, piensa antes muy bien si de verdad necesitas tener un móvil último modelo y tirar el viejo. No te crees necesidades ficticias.

Y por supuesto, reutiliza todo lo que puedas, sé creativo y no tires sin pensar antes en darle un segundo uso a las cosas.

A partir de hoy, seremos un poco más conscientes de porqué se estropean nuestros móviles, neveras, planchas…e intentaremos buscarle solución. ¿Alguna idea?

¿Eres víctima de la obsolescencia? ¿Conoces alguna alternativa para luchar contra ella
Rut

Autora

Bióloga y bloguera, soy la mitad de Esturirafi. En búsqueda de una vida más sostenible y saludable.

16 Comentarios

  1. Muchas veces he pensado por qué la lavadora ya solo dura 5 años o cualquier otro electrodoméstido… y he llegado a pensar que se trata de marketing en parte. Si te dura toda la vida, no lo vas a volver a comprar… Cuando tenga un ratito me pondré a ver el documental que has dejado.

    Feliz semana!

  2. También sucede en la ropa, hay prendas que ya están diseñadas (con pruebas de laboratorio) para estropearse a los 3 meses o a los x lavados. No veo otra solución que ser conscientes a la hora de consumir, en el caso de la obsolescencia percibida es claro, y en el otro pues intentar apostar por la reutilización/reciclaje y por alternativas si las hay.Al menos que haya una masa crítica que obligue a poner coto a estas prácticas.

  3. Gracias!
    Sí, a veces nos rendimos muy rápido, porque damos por hecho que el arreglo va a ser caro. Pero en las tiendas de recambios a veces está la solución o en los servicios técnicos 🙂 Si no, podemos volvernos todos manitas y arreglar los aparatos eléctricos!
    Un saludo

  4. Yo no sé si mi móvil es cosa de obsolescencia programada, de los golpes o de qué, pero aquí ando, que la SD va cuando quiere, que no me pone bien la hora… Intento aguantar con él, pero después de tres años creo que eso ya no sé, puede considerarse que es viejuno jajaja.
    Sobre los electrodomésticos estropeándose, bueno, depende. Mi padre tuvo un lavavajillas durante creo que fueron 18 años y en mi casa pocas cosas se tiran. La tostadora que no funcionaba en casa de mi madre pasó a mi piso de estudiantes. Te tienes que quedar sujetando para que tueste, pero bueno, hemos colgado un paraguas y funciona. ¿Quién necesita reparar con soluciones tan caseras? jejeje
    De todos modos es un tema muy habitual ya, y da un poco de rabia pensar que compres lo que compres se va a estropear pronto. Por eso me da rabia cambiar de móvil, aunque esté ya viejete y me cueste usarlo.
    Un besín.

  5. Hola Lidia,
    Claro, es que así las marcas venden mucho más, si a todos la lavadora nos durase 30 años, ellos no venderían tanto, de esta manera se están forrando 😉
    Feliz semana para ti también!
    🙂

  6. Hola!
    Me olvidé de la ropa. Pero sí, es verdad que yo tengo algunas camisetas viejas que siguen casi como nuevas y en cambio otras compradas hace poco ya están para tirar…En este caso es un poco más fácil porque tenemos alguna otra opción. Pero en el caso de los electrodomésticos, ordenadores…es más complicado.
    Un saludo!

  7. Hola Gema,
    En mi casa también tuvimos un lavavajillas que duró muchísimos años, pero el nuevo no duró tantos años. Lo mismo que la lavadora. Yo creo que sí es obsolescencia, porque para ellos es mucho más rentable que a los pocos años tengas que cambiar y comprar otro. 🙂
    Un beso!!
    Rut

  8. Hola Rut,

    gracias por dejar comentario en mi blog, me he pasado por tuyo y como tú dices tenemos muchos temas en común. Da gusto leerte!

    Respecto a como luchar contra la obsolescencia programada… es un tema difícil en algunos ámbitos, por más que quieras reparar algún electrodoméstico si el fabricante no te proporciona las piezas parece que no queda otra que comprar otro, caso muy distinto es cuando nos hacen creer que necesitamos cambiar de móvil cada poco tiempo en una carrera absurda para tener el último modelo del mercado, ahí sí que se puede poner un poco de cordura.

    Un beso!

  9. Hola Isabel!
    Sí es dificil luchar contra la obsolescencia, sobre todo porque no hay alternativas de electrodomésticos "eco" o si los hay no son muy asequibles…Poco a poco, conseguiremos cambiar las cosas!
    Un beso!!
    Rut

  10. Vi estos videos hace tiempo y me quedé alucinada, pero es realmente complicado luchar contra ello, muchas veces es mas barato y mas rápido comprarte una plancha nueva que arreglar la vieja. Con lo de los móviles he tenido suerte con el último y ya tiene 2 años y medio, ahora es cuando empieza a fallarme la batería, estoy contentísima de que me haya durado tanto y en realidad solo son 2 años y medio…

  11. Hola Avva,
    Sí tienes razón, es muy complicado luchar contra la obsolescencia. Tampoco hay alternativas donde poder elegir "productos sin obsolescencia"…porque claro, tampoco les interesa ganar menos dinero..es complicado.
    A mi lo que más me ha durado por ahora es el portatil, tiene 8 años y va como la seda (con algún arreglillo)…
    Besos!

  12. Hola Rut! pues yo con el que te leo tiene 15 años!eso sí…de portátil nada! y necesita siempre estar enchufado a la batería para funcionar pero me funciona. Y mi anterior móvil me duró 11 años…ahora el nuevo tiene 3 y no veas las veces que se me rompió los dos primeros años de garantía…ufff…a ver si me dura otros tantos pero no creo.Gracias por tu post.

Escribe un comentario

A %d blogueros les gusta esto: