¿Has oído hablar de los superalimentos? Desde hace un tiempo esta palabra la encuentras por todas partes, hasta muchas marcas de alimentación han empezado a utilizarla para vender más. Pero, ¿qué son los superalimentos? ¿Existen?

Hoy en el blog os enseñamos nuestra pequeña “investigación” sobre este tema. ¡Esperamos que te guste!

En primer lugar le hemos preguntado al Sr. Google “qué es un superalimento” y han salido casi 1 millón y medio de entradas (en español) sobre superalimentos. Como te comentábamos en el post de 10 webs sobre ciencia y medioambiente hay que tener cuidado con la fuente de información. Ya que muchas de estas entradas están muy bien posicionadas gracias al SEO (posicionamiento en buscadores), pero no por la calidad de su contenido.

En este caso, la primera entrada es fiable, ya que se trata de un artículo de la European Food Information Council que trata sobre los “Fundamentos científicos de los súperalimentos. ¿Realmente son súper?”

Al parecer no existe ninguna definición oficial ni legal de superalimento. El diccionario The Oxford English Dictionary, lo define como:”Un alimento rico en nutrientes considerado especialmente beneficioso para la salud y el bienestar”.

En general, el término superalimento se refiere a alimentos, especialmente frutas y verduras, cuyo contenido en nutrientes les confiere un beneficio para la salud superior al que puedan tener otros alimentos.

¿Porqué apareció este término? Probablemente por la creciente moda por la vida sana y alimentación saludable hace que cada vez que sale un estudio científico enumerando los beneficios de una fruta o verdura muchos se lancen como locos al supermercado.

¿Qué alimentos se incluyen en la categoría de superalimentos? 

 

Existen muchísimos superalimentos (hasta la fecha), haciendo una búsqueda aparecen algunos como: semillas de chía, quinoaaguacate, salmón, col china, espirulina, té verde, arándanos, jengibre, chocolate negro, acai, granada, remolacha, baobad, chlorella, lúcuma, moringa, maca, kale (la col rizada de toda la vida), cúrcuma, etc. etc. etc…. ¡Seguro que puedes enumerar alguno más!

Pero hay que tener criterio a la hora de incluirlos en nuestra dieta, no dejarnos llevar por la publicidad y el marketing. Por ejemplo, hace un par de años se pusieron de moda las bayas de goji, bayas que nos decían que crecían en en Tibet y formaban parte de la alimentación del mismísimo Dalai Lama. Pero la realidad es otra: las bayas de goji se cultivan en extensas plantaciones localizadas en el norte de China, especialmente en las fértiles y contaminadas tierras del río Amarillo y respecto a sus propiedades, contienen los mismos nutrientes que las frutas y las verduras tradicionales, se pueden sustituir perfectamente por unas pasas de toda la vida…

Otro ejemplo es el salmón, muy rico en Omega 3 y muy sano si es salvaje y procede de pesca sostenible, si no, es recomendable consumirlo ocasionalmente. (Lo explicamos en este post “Nos quedamos sin pescado“). Lo mismo pasa con la quinoa, que está muy bien y es muy sana, pero sólo si procede de comercio justo y ecológico.

Nuestra recomendación sobre los superalimentos

Los superalimentos son un complemento a la dieta, nunca sustitutivos. Una alimentación saludable es una alimentación variada, rica en legumbres, frutas, verduras, frutos secos y cereales integrales, pero sin consumir en exclusiva un producto concreto ni excluyendo otros. Incorporar los superalimentos dentro de una dieta equilibrada es beneficioso tanto a nivel físico como emocional: “Produce bienestar emocional y aumenta la autoestima, al ser conscientes de que estamos cuidando nuestro cuerpo” defiende la psicóloga Itxasne Tomé.

Además, te recomendamos que siempre que vayas de compras leas las etiquetas: es importante que los alimentos tengan un bajo contenido en azúcares, tomar alimentos no procesados, evitar los fritos, evitar el aceite de palma, consumir productos frescos y de proximidad (ecológicos ya para nota). En resumen, no volverse loco con la alimentación. Simplemente comer sano, cocinar con alimentos frescos platos sencillos de toda la vida con pocas grasas y moverse (mucho). Os dejamos algunas de nuestras recetas como ejemplo:

Nuestra conclusión es que los súperalimentos no existen, existe una dieta quilibrada y sana: una súper-dieta. Cada alimento tiene sus “super-propiedades”, pero nada en exceso es bueno, sí en equilibrio.

¿Conocías los superalimentos? ¿Forman parte de tu dieta?

Si te has quedado con ganas de saber más te recomendamos que leas:

EUFIC: “Fundamentos científicos de los «superalimentos»: ¿realmente son «súper»?
Buena Vida – El País: Toda la verdad sobre los superalimentos
Comer o no comer: Mejor los alimentos “plebeyos” que los “aristocráticos” superalimentos 

Nahir y Rut

Autora

Siempre aprendiendo algo nuevo. La mitad de Esturirafi, escribo sobre vida saludable y moda sostenible.

8 Comentarios

  1. Lo cierto es que vale la pena probar, yo suelo desconfiar bastante de los dimes y diretes de los nutricionistas, homeópatas y demás, así que creo que lo mejor es probar por mi misma y ver si me funciona.

    Tengo semillas de chia para probar a ver que tal. Lo que si puedo recomendar que no es un superalimento pero para mi como si lo fuera es la levadura de cerveza, mi vitalidad y buen humor están por las nubes desde que la tomo regularmente.

    Ya te contare que tal con las semillas 😉

    Un abrazo

    Maite
    http://www.everydayunrato.com

  2. Yo he probado las semillas de chia y bastante bien, y llevo unos días probando la Maca porque andaba muy cansada y realmente he notado un cambio muy grande. Me ha dado un chute de energía. Estoy de acuerdo en que con esto es como todo. Hay gente que se aprovecha y con algunos productos todo es marketing, sobre todo con los preparados, y luego esta claro que hay productos que son buenísimos como el polen o la miel.

  3. Sii! cada persona es un mundo! probar y probar es lo mejor y encontrar lo que no funciona.
    A mi me va muy bien el zumo de limón, el kiwi y las semillas de lino y chia.
    Bueno y estoy encantada con que el chocolate negro sea bueno! es mi postre favorito!
    Un beso

  4. Si hay que tener cuidado, sobre todo como tu dices con los productos preparados…
    Voy a apuntarme vuestros consejos de chute de energía (maca, levadura de cerveza) suelo necesitar una ayuda en otoño, el cambio de estación me suele afectar, por ahora no! aquí parece que seguimos en verano! 🙂
    Un beso

  5. Ya sabéis que soy fan de los superalimentos. Y si que es verdad que hay que andarse con ojo, porque incluso hoy te dicen que es bueno y puede que mañana cambien las cosas (como pasa con el sirope de ágave, primero todos entusiasmados por su índice glucémico bajo y ahora que si es muy procesado y malo para la salud). Importante: que sean ecológicos (un ejemplo son las bayas de goji), que te gusten y sobre todo, te sienten bien.
    No hay que volverse locos, hay que llevar una alimentación equilibrada y si puedes añadir alguno de estos alimentos pues mejor.
    Un besito!!

  6. Me gusta el consejo de Desirée, y considero que cada persona debería tenerlo muy presente. Lo mejor es tener una alimentación equilibrada, y si puedes añadir alguno de estos alimentos, es "ecofriendly" y además te gusta! pues entonces perfecto…pero si no tampoco hay que obsesionarse! Besoo Lili

Escribe un comentario

A %d blogueros les gusta esto: