¡Hola!

¿Cuantas veces te ha pasado que has llevado algo a arreglar y te han dicho que no vale la pena? Que era más barato comprar un aparato nuevo? A mi ya me ha pasado unas cuantas veces…pero no hay que rendirse, aunque sea en casa, siempre podemos intentar arreglar ese aparato o ropa estropeada si no, toma nota de Suecia.

Este post surge de la noticia de que Suecia quiere rebajar los impuestos a las reparaciones de todo tipo de productos ¿no crees que es una muy buena idea?

Declara la guerra al consumismo: Reparara y reutiliza

El objetivo de la medida sueca de: rebajar los impuestos a las reparaciones de todo tipo de productos es que al costar menos la reparación, ya no tenga sentido tirar los artículos viejos para comprar nuevos.

Además esta medida favorecería la creación de nuevos puestos de trabajo. También presenta una propuesta que permitirá desgravar sobre el IRPF sueco la mitad de la mano de obra pagada para reparar electrodomésticos como neveras, hornos, lavaplatos y lavadoras.

 

Movimiento maker y consumo colaborativo

Estos son los tres movimientos actuales que están luchando contra el consumismo descontrolado y la obsolescencia. El movimiento maker utilizando la tecnología para reparar y crear objetos y el consumo colaborativo para reparar y también para darles una segunda vida.
 

Movimiento maker

Artesanos, reparadores, aficionados, e inventores pueden ser considerados makers o hacedores. En realidad, todos somos makers ya que desde pequeños nos dedicamos a crear y reparar cosas. Pero con el paso del tiempo, las prisas y la sociedad de consumo hemos ido perdiendo nuestra alma maker.

Por la crisis o simplemente porque tenía que reaparecer, hace unos años renació el movimiento maker (algo que nunca había desaparecido del todo) pero ahora vinculado a la tecnología (impresoras 3D, etc). Es un tema muy interesante que creo que va a dar mucho que hablar en el futuro.

Crear cosas con nuestras manos o reparar un objeto es algo que nos hace sentir bien, pero o por falta de conocimiento o de tiempo lo hemos dejado de hacer. Creo que todos deberíamos retomar un poco nuestra “alma creadora y reparadora” y hacer una lista con esas cosas que tenemos que reparar en casa, cuando consigas reparar la primera te sentirás genial. No tiene porque ser un aparato eléctrico, puede ser una prenda de ropa, un bolso estropeado…Yo me lo anoto a mis propósitos del nuevo curso. ¡Arreglar cosas en casa!
Consumo colaborativo

Con que él también podemos encontrar maneras de reparar nuestros objetos de una manera barata o darle una segunda vida vendiéndolo en portales de segunda mano. Dos ejemplos son MyFixpert para contactar con expertos para reparar tu dispositivo o AlertaPhone, reparación de smartphones on-demand. 
 
De venta de segunda mano existen muchas más, algunas de ellas muy muy conocidas e incluso algunas temáticas: ropa de bebé, libros, etc. Creo que es una muy buena idea darle una segunda mano a aquello que ya no utilizamos.
También es muy interesante el movimiento Alargascencia, que también podría considerarse un tipo de consumo colaborativo, en el que la ONG “Amigos de la Tierra” recogen establecimientos que reparan y recuperan objetos, compran y venden de segunda mano, alquilan o hacen trueques.
¿Te animas a reparar algún objeto que tengas por casa?
– Rut
Autora

Bióloga y bloguera, soy la mitad de Esturirafi. En búsqueda de una vida más sostenible y saludable.

2 Comentarios

  1. Acabo de descubrir vuestro blog y me habéis enganchado. Yo vivo en el campo desde hace algunos años y cada vez estoy más concienciada con los alimentos naturales y un estilo de vida más sostenible. Será porque me dedico a la agricultura… Tengo un blog de cocina y cada vez me planteo más lo que publico.
    Completamente de acuerdo con el movimiento maker. Lo de la obsolescencia programada es para echarse las manos a la cabeza, yo tengo una sandwichera que tiene más de veinte años y funciona como el primer día.
    Os sigo desde ya.
    Besos.
    Mabel.

Escribe un comentario

A %d blogueros les gusta esto: