¡Hola!

Mañana se celebra el Día Mundial de la Salud, este año está dedicado a la depresión, que según la OMS es la principal causa de problemas de salud y discapacidad en todo el mundo. Más de 300 millones de personas en el mundo viven con depresión, un 18% más entre 2005 y 2015.

El objetivo de esta campaña es “hablar de la depresión“, una enfermedad-tabú que es más común de lo que piensas y que aún a estas alturas de siglo tiene muchos estigmas. Los síntomas son conocidos por todos son: tristeza, pérdida de interés y capacidad de disfrutar, sentimientos de culpa o baja autoestima, trastornos del sueño o del apetito, cansancio y falta de concentración.

¡Pero no nos pongamos tristes! Este post quiere ser una guía para llevar una vida más saludable en 21 pasos, ya sabes: mens sana in corpore sano.

21 pasos para una vida saludable

1. Ejercita tu felicidad. Como sabes, la felicidad no aparece por arte de magia y cada persona tiene su propio “umbral”, unos son felices con muy poco y otros necesitan el mundo entero. Nosotras te recomendamos que seas feliz con las pequeñas cosas del día a día, ¡disfruta!
Leer: “Ejercita tu felicidad“, “La rueda de la felicidad

2. Descansa. No intentes llegar a todo y hacer mil cosas en el día. Hay que descansar y tener tus momentos de “no hacer nada”.
Leer: “Los secretos de un buen descanso

3. Si vives cerca del mar, disfruta de él, tanto en verano como en invierno. A mi el mar me relaja, un paseo por la playa y estoy como nueva!
Leer: “Los beneficios del mar“, “Propiedades de las algas


5. La belleza es cuestión de actitud.
¡Gústate por dentro y por fuera! La “operación bikini” está en tu cerebro.

4. Practica yoga. Una práctica milenaria que te ayudará a conectar cuerpo y mente, encontrar el equilibrio, estar en sintonía. En el blog tienes un montón de post para descubrirlo.
Leer: “¿Qué es el yoga?“, “Tipos de yoga“, “Tipos de yoga II“, “Cómo empezar a hacer yoga“, “Yoga. Por dónde empezar“, “7 cosas que el yoga cambió en mi vida

Leer: “La belleza es cuestión de actitud” 

6. Reconecta con la naturaleza. Se ha demostrado que un paseo por el bosque nos hace sentir bien y también puede mejorar nuestra salud.
Leer: “Baños de bosque. Reconecta con la naturaleza

7. ¡Vete de cañas! Quien dice de cañas, dice de zumos o refrescos, lo que más te guste. Pero disfruta de la vida, desconecta y sáltate tus normas de vez en cuando. Te sentará bien!
Leer: “Buenas razones para ir de cañas

  1. ¡Dí adios a la astenia primaveral! Si eres de las que no padece este temido efecto de la primavera ¡eres una suertuda! Nosotras nos volvemos un poco locas en cada cambio de estación (emocionalmente claro) y hemos probado de todo: zumos, vitaminas, jalea real…Y esto último es lo que mejor funciona, junto con los baños de sol y tomarse la vida con tranquilidad 😉
    Leer: “Nuestra receta contra la astenia primaveral

9. ¡Muévete! Este punto es uno de los más importantes. Al hacer ejercicio generas una serie de hormonas que te ayudan a mejorar el estado de ánimo. Hacer ejercicio cardiovascular dos o tres veces a la semana y caminar 1 hora todos los días te ayudará.
Leer: “Vídeos para hacer ejercicio en casa“, “Power walking mucho más que caminar“, “Consejos para empezar a correr“.

10. Escribe. Plasmar tus pensamientos en un papel es una técnica para empezar a ordenarlos, detectar que te hace sentir bien y mal… El poder de comprender lo que te está pasando ¡Suena bien verdad!
Leer: “El poder de la escritura

11. Aprende a meditar. Sabemos que es una práctica muy útil para sentirte mejor contigo misma y con el mundo, pero nosotras no hemos sido capaces aún de adoptarlo en nuestro día a día. Una persona que te puede ayudar es Slow Lou ¡Una profesional del tema!
Leer: “Guía sencilla para aprender a meditar

12. Come sano. Además de hacer ejercicio y de tener una mente sana, uno de los puntos más importantes es darle a tu cuerpo alimentos sanos, sin procesar, con pocos azúcares y lo más frescos posibles. Lo ideal es seguir una dieta mediterránea.
Leer: “Comer mal perjudica gravemente tu salud“, “Dieta mediterránea un estilo de vida

13. Dibuja, colorea, haz algo creativo. Colorear, dibujar o simplemente hacer algo con las manos ayuda a despejar la mente. Estamos tan acostumbradas a hacerlo todo a través de una pantalla que nos olvidamos que las manos también sirven para más cosas.
Leer: “Relájate coloreando
14. ¡Sal de tu zona de confort! No hace falta que des un salto al vacío, dejes tu trabajo o te vayas del país. Puedes empezar por pequeñas cosas que siempre te ha apetecido a hacer, pero que por miedo o por pereza no te habías lanzado ¡ya verás lo bien que sienta!
Leer: “He salido de mi zona de confort

15. ¡Organización! Tampoco queremos que te conviertas en Marie Kondo y que tires todas tus cosas. Pero un poco de organización siempre es bueno para ordenar tu mente.
Leer: “Mi nuevo propósito: organización

16. Cumple algún capricho. No todo va a ser cuidarse, comer bien…De vez en cuando está bien saltarte las normas y tomar ese chocolate que te espera en el armario o hacer algo que no hagas normalmente. ¡Disfruta!
Leer: “I love chocolate” 

17. Haz realidad tus propósitos. ¿Haces listas de propósitos cuando termina el año? Marcarse unos objetivos claramente definidos, es una de las claves para una vida más feliz.
Leer: “5 pasos para hacer realidad tus propósitos

18. Baja el ritmo. No hace falta que llegues a todo, hacer mil cursos, apuntarte a todas las quedadas, compra, trabajo, salir, hijos…Tómate tu momento slow y relájate, si quedan cosas por hacer no pasa nada, estos momentos son necesarios para reconectar con más fuerza.
Leer: “Baja el ritmo. Únete al movimiento slow

19. No busques la perfección. La perfección no existe, además, por naturaleza todos tendemos al caos. Así que no te obsesiones con ser la más: sostenible, guapa, delgada, buena en tu trabajo, etc. Haz lo que te haga feliz en cada momento, no te compares y recuerda, todos somos humanos.

20. Leer. Leer libros puede ser una muy buena terapia. No me refiero a los típicos libros de “autoayuda”, sino a novelas, ensayos o libros de historia. Meterte en la vida de otros y ver el mundo con otros ojos ayuda a ver las cosas de otra manera. Si aún así te apetece leer algún libro del tipo “autoayuda” yo te recomiendo los de Rafael Santandreu: “El arte de no amargarse la vida“,  “Ser feliz en Alaska” y “Las gafas de la felicidad“.

21. Hablar. Ninguno de los puntos anteriores te servirá de nada si no hablas con alguien, con quien te apetezca, también puede ser tu perro, tu gato o tu planta favorita. Aunque si es una persona mejor. 😉 Hablar te ayudará a poner en orden tus ideas, buscar consejos y sacar esos malos pensamientos que a veces nos rondan por la cabeza. ¡Habla por los codos!

Y hasta aquí nuestros 21 pasos para llevar una vida más saludable. ¿Tienes alguno que eches de menos? ¡Cuéntanos!

  • Rut y NahiR

2 Comentarios

  1. La verdad es que son unas prepuestas muy fáciles de poner en práctica, sino todas sí algunas y mejorar nuestro día a día y nuestra calidad de vida. Un post muy muy interesante.

Escribe un comentario

A %d blogueros les gusta esto: