¡Hola! Hace tiempo que no compartimos contigo algún truco de belleza. Desde que hicimos el post de Nuestra rutina de belleza eco, no os hemos vuelto a hablar del tema. Hoy nos vamos a centrar en un producto que Nahir utiliza a diario: el aceite de coco.

Pero para no convertir este post en el típico de “el coco sirve para todo” o similares, voy a investigar un poco el tema y vamos a ir paso por paso.

¿Qué es el aceite de coco?

El aceite de coco se extrae de la carne o pulpa del coco (Cocos nucifera). El aceite de coco de mejor calidad debe ser sólido a temperatura ambiente (cuanto más calor hace más líquido), virgen y de la primera prensada en frío. Como dice Organicus “Que sea virgen significa que sólo ha sido extraído mediante métodos mecánicos, sin añadir ningún químico para refinarlo, y el prensado en frío garantiza una extracción en la que no se han superado los 40ºC, por lo que se mantienen todas las propiedades nutritivas del aceite.”

Si buscas en internet “usos del aceite de coco” encontrarás infinidad de posts con montones de usos diferentes, desde el cosmético, para el cabello, enjuague bucal, para masajes y hasta como alimentos.

Composición del aceite de coco

El aceite de coco tiene 863 kcal por cada 100 gramos. Lo más destacado de su composición es su alto contenido en grasas saturadas: un 86,5%, después tiene cantidades pequeñas de Vitamina E (0,0 mg), K (o,5μg) y hierro (0,04 mg).

¿El aceite de coco como alimento?

Si te soy sincera, cuesta bastante encontrar información fiable sobre este tipo de alimentos tan mediatizados. Por lo que lo mejor es irse a fuentes conocidas y fiables.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda limitar el consumo de grasa al 30% de la ingesta calórica diaria. Son preferibles las grasas no saturadas (aceite de pescado, aguacates, frutos secos, aceite de girasol, canola y oliva) a las grasas saturadas (por ejemplo, en la carne grasa, la mantequilla, el aceite de palma y de coco, la nata, el queso, el ghee y la manteca de cerdo).

El Ministerio de Sanidad español también recomienda limitar el consumo de grasas saturadas como el aceite de palma o de coco ya que elevan los niveles de colesterol malo (LDL) y por tanto aumentan el riesgo cardiovascular.

¿Cómo utilizamos nosotras el aceite de coco?

Nosotras utilizamos el aceite de coco como producto cosmético por su gran capacidad de hidratación. Además, al ser un producto tan versátil con él puedes sustituir varios productos, ahorrando dinero y reduciendo el número de envases.

Además, el aceite de coco que nosotras utilizamos viene en un envase de cristal, así que también evitamos el uso de plásticos. #JulioSinPlastico

Nuestros usos del aceite de coco

1. Coco Desmaquillante. Aplicamos el aceite de coco, poquita cantidad (como un guisante) en una toallita desmaquillante de tela reutilizable. Empezamos retirando el maquillaje de los ojos y continuamos por el resto de la cara. Si no te gusta la sensación que queda o tienes la piel grasa, puedes lavarte la cara con un jabón neutro para completar la limpieza. Yo prefiero lavarme la cara antes, para retirar lo más “gordo” y utilizar la toallita con coco después.

2. Coco Hidratante. Perfecto para hidratar todo cuerpo. Al principio puede parecer muy pringoso, pero poco a poco según lo extiendes se va absorbiendo, dejando la piel suave y luminosa. Para hidratar todo el cuerpo necesito una cantidad del tamaño de una nuez. Es un desmaquillante suave, perfecto si tienes los ojos sensibles como yo. Aún recuerdo hace unos años, lo que lloraba con las aguas desmaquillantes, acababa con los ojos irritados.

3. Coco para el cabello. La mascarilla perfecta para hidratar el pelo. Si tienes el cuero cabelludo seco utilízalo sin medida, pero si lo tienes con tendencia a graso, mejor aplicarlo solo en las puntas.

Yo suelo aplicarlo evitando tocar el cuero cabelludo, me gusta dejarlo actuar durante mucho tiempo, incluso he dormido alguna vez con la mascarilla de aceite de coco. Como mínimo déjalo actuar una hora.

La cantidad va a depender de lo largo que tengas el pelo. Yo lo tengo bastante largo y con las puntas quemadas así que soy generosa. Cojo pequeñas cantidades de aceite de coco, lo caliento un poco en la mano y lo voy aplicando mechón a mechón. Enrollo el pelo, lo agarro con unas horquillas y me olvido. Después lavo el pelo con normalidad. ¡Lo notarás mucho más hidratado!

CONCLUSIÓN

Un bote de Aceite de Coco Eco de unos 250ml en un frasco de cristal cuesta menos de 10€ aproximadamente y puede durar varios meses.

Utilizando aceite de coco  evitamos comprar:

  • 20 Toallitas desmaquillantes desechables – 5€*
  • Agua Micelar – 15€*
  • Desmaquillante líquido + Desmaquillante para ojos – 8€* + 10€*
  • Crema Hidratante 250ml – 20€*
  • Mascarilla – 12€*

TOTAL DINERO. 70€

TOTAL BASURA GENERADA: 5 BOTES DE PLÁSTICO + EMBALAJES + 20 TOALLITAS

*Precios medios aproximados

Utilizando aceite de coco ahorramos unos 60€, reducimos la cantidad de basura generada y simplificamos nuestra vida. ¿Necesitas más razones?

Rut y Nahir

6 Comentarios

    • Hola Gema! Uy a nosotras para cocinar no nos gusta mucho…es más sano el de oliva 😉 Nos gusta mucho más para el cuerpo o pelo!
      Un bico!

    • Hola Estela!
      El que utilicé para este post lo compré en una herboristería del pueblo en el que vivo (Hortelán). No sé donde vives, pero lo puedes encontrar en herboristerías, tiendas de alimentación ecológica, en grandes superficies (Alcampo, CorteInglés…) y en internet. Nuestro consejo: que sea aceite de coco ecológico, virgen y prensado en frío 🙂

  1. Yo amooooo el aceite de coco!!! lo utilizo en el cabello, en el cuerpo y como desmaquillante…incluso quita el rimmel a prueba de agua!!! y yo que gastaba comprando el “desmaquillante especial para ojos”…que estafa!!!!.
    No lo uso para cocinar porque no me gusta el sabor dulce en la comida…prefiero el aceite de oliva.
    Saludos!

Escribe un comentario

A %d blogueros les gusta esto: