Así ha sido mi verano como voluntaria en la Smithsonian. Estoy a punto de cumplir cinco meses en los Estados Unidos. Aunque aún queda mucho verano por delante y muchas horas como voluntaria he pensado que sería bonito hacer un balance de mi trabajo estos meses. Han sido miles de experiencias nuevas que trataré de resumir y contar de la forma más amena posible.

Para empezar me gustaría contar qué me ha traído aquí. Desde siempre tuve claro que quería viajar y vivir en países diferentes. Tengo la suerte de que Nacho quiere lo mismo, así que cuando surgió la oportunidad de hacer una estancia de investigación en la Smithsonian, tardé un segundo en decidir dejar el trabajo, el apartamento y mis cosas en una caja en Madeira para venir a los Estados Unidos.

Estamos en el estado de Maryland en la costa Este, vivimos y trabajamos en Smithsonian Environmental Research Center. Durante estos cinco meses he vivido con más de veinte personas, de diferentes nacionalidades: he aprendido sobre las costumbres chinas (no muy agradables para los occidentales), compartido botellas de vino, visto mi congelador lleno de comida precocinada y conocido a muchos americanos que tienen la misma opinión que yo sobre Trump.

Smithsonian Environmental Research Center

Vivimos y trabajamos en la Smithsonian Environmental Research Center, es difícil de explicar cómo es este sitio. Cuando llegaron los primeros colonos transformaron el paisaje natural con una plantación de tabaco. Todavía se conservan las ruinas de la casa de los esclavistas y hay una reconstrucción de la cabaña dónde se secaba el tabaco. Al abolirse la esclavitud se convirtió en una granja y lechería. Todo eran prados y vacas… El propietario de la granja al morir donó los terrenos a la Smithsonian. Estuvieron abandonados muchos años. Dónde había prados empezaron a crecer árboles y la propiedad se convirtió en un santuario para la naturaleza. En los años 70 empezó por primera vez la actividad científica. Hoy son más de 180 personas trabajando en el centro de investigación.

Además es un parque natural en el que cada día me cruzo con ciervos, mapaches, castores… Un lugar genial para vivir sin ruído (sólo de ranas y cigarras). Con kilómetros de senderos para patear, pasear en bici, navegar con una canoa por la bahía… Si tienes pensado venir a Maryland el centro está abierto al público de lunes a sábado de 8:30h a 16:30h. También pudes colaborar como voluntario en alguna de las investigaciones que tienen en marcha.

Mi verano como voluntaria en la Smithsonian

Aunque mi trabajo como voluntaria empezó antes del verano: he diseñado el programa para un congreso, rediseñado todos los carteles de la biblioteca, traducido textos al español y sigo colaborando con el equipo de twitter… Fueron todos trabajos delante del ordenador hasta que llegó el verano y el experimento de Nacho se puso en marcha.

El primer paso fue buscar una localización. El centro está situado en la Bahía de Chesapeake, que es como una ria pero a lo bestia. Para que te hagas una idea si estuviésemos en España la ria empezaría en Benavente y acabara en Vigo, más de 300km. Nosotros estamos a la mitad y la salinidad del agua es muy baja, parece más un río que el mar… Así que el experimento lo tenemos montado a 4 horas en coche, en Cape Charles. Parte de mi verano lo he pasado allí, alguna semana de trabajo intenso y otras veces vamos y volvemos en el día.

El experimento lo voy a explicar muy rápido. Hemos creado 3 tipos de estructuras: placas de PVC vacías, con ostras vivas adheridas, y unas terceras con ostras muertas….Para crear esta última estructura vaciamos las ostras y las rellenamos con un adhesivo. Todo trabajo manual en que que medimos y fotografiamos todas las ostras una a una antes de pegarlas. Más de 100 placas con 5 ostras cada una ¡¡500 ostras!!.

Cada placa va sujeta con una cuerda y un ladrillo para que se hunda. Colocamos más de 150 cuerdas. No os imagináis la de tiempo que lleva eso. Al cabo de un mes añadimos jaulas a las estructuras para evitar a los depredadores. Ahora tenemos que mantener las jaulas limpias (cepillado semanal) y estamos empezando a retirar las placas por tandas.

Cuando se publique el paper ya os lo paso y entenderéis para que tanto lío. Pero así en súper resumen una frase: con este experimento se intentará valorar la interacción de las ostras y su estructura con la comunidad y su resistencia a las especies invasoras.

mi verano como voluntaria en la Smithsonian

Por suerte para hacer el trabajo no estuvimos solos, durante estos meses nos han ayudado: Brianna, Christina, Lindsey, Masha y también lié a mis padres cuando vinieron de visita. Ha sido un verano divertido con mucho trabajo pero con muy buenos momentos en la playa, tomando helados, jugando a las cartas… ¡Un gran verano! y lo que queda 🙂

¡Seguiré compartiendo mis aventuras por Instagram!

Para terminar os dejo un apartado extra y muy resumido con los papeleos para poder estar en Estados Unidos.


Venir a los Estados Unidos. Papeleo.

Si estas pensando en venir a los Estados Unidos por más de tres meses (90 días) necesitas un visado especial. Tienes que justificar a que vienes: estudiar, trabajar, investigar… En nuestro caso Nacho tiene una J1, como investigador y mi visa es una J2 que me identifica como “familiar dependiente” (que suena fatal…). Con mi visado no puedo trabajar (tendría que arreglar más papeles) pero si puedo ser voluntaria o estudiar.

El proceso para conseguir el visado fue bastante largo, tardamos como unos 5 meses desde que empezamos… Hay que solicitar muchos papeles, esperar a que te lleguen y cuando lo tienes todo, hay que ir a Madrid, a la embajada de los Estados Unidos y pasar una entrevista personal. Nos tomaron las huellas en la embajada, cuando entramos en el país y en la Smithsonian para hacernos nuestros carnets… Estamos súper fichados… Si estás buscando más información sobre visados haz click aquí.


 

Espero que os haya gustado el post. Podéis leer más sobre mi experiencia en este post: Estados Unidos ¿sostenible, ecológico y saludable? Si tenéis alguna duda o pregunta soy todo oídos. ¡Espero vuestros comentarios!

Autora

Siempre aprendiendo algo nuevo. La mitad de Esturirafi, escribo sobre vida saludable y moda sostenible.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It

A %d blogueros les gusta esto: