El fast-fashion (moda rápida) está dañando el planeta y es una de las industrias más contaminantes que existen. Además de contribuir a las emisiones de gases de efecto invernadero, contaminar ríos, explotar a personas, también está llenando el mar de microplásticos que se desprenden en cada lavado de las prendas sintéticas.

Las grandes marcas están empezando a hacer alguna cosa en temas medioambientales, pero, ¿es suficiente? ¿se trata simplemente de greenwashing? En el post “Moda sostenible y grandes marcas ¿es posible?” profundizamos más sobre este tema.

La moda es la industria más contaminante después del petróleo.

El fast fashion está dañando el planeta

Reino Unido es uno de los países de Europa que más moda consume, unos 26,7kg por cabeza. Pero también es uno de los primeros países que ha empezado a darse cuenta de que todo esto de la ropa del usar y tirar es un problema y están pensando en legislar sobre este tema.

 

Greenpeace lleva años denunciando la contaminación por parte de las empresas de moda, en su campaña “Greenpeace Detox” desvelan qué contaminantes utilizan las grandes empresas de la moda, cuáles están haciendo algo y también denuncian a las más contaminantes.

¿Cuáles son las soluciones?

1. Consumo

En primer lugar tenemos que empezar cambiando nuestra manera de consumir, ¿eres consumista? ¿no te puedes perder las últimas novedades? En el post Consumo vs Consumismo reflexionamos sobre este tema en profundidad.

Antes de comprar párate a pensar ¿realmente lo necesito?

2. Haz preguntas

Pregunta a las marcas, investiga y si lo compartes en redes sociales mucho mejor:

  • ¿Dónde se ha fabricado la prenda?
  • ¿Los trabajadores que confeccionan la prenda tienen un salario digno y buenas condiciones de trabajo?
  • ¿Utiliza materiales reciclados? ¿Biodegradables?
  • ¿Qué hacen con los restos de stock? ¿Los reciclan? ¿Los incineran?

Estas son algunas de las preguntas que puedes hacer a las marcas. Seguro que se te ocurren muchas más. Porque en las etiquetas no suele venir toda esta información sobre todo si no les interesa mostrarla.

3. Compra local

Tu tienda de ropa más cercana y local es la que mejor te va a ayudar a comprar ropa. Si tienes la opción, apuesta por marcas de tu localidad o de tu país. Infórmate cómo hacen las prendas, si las confeccionan ellos, cómo, cuál es el trabajo que hay detrás de cada prenda, etc. Sentirás esa prenda mucho más tuya.

4. Apuesta por fibras naturales

Aunque creemos que las fibras recicladas como el PET reciclado (plástico de botellas) y similares también son interesantes porque están eliminando un residuo complicado. Creemos que es más interesante apostar por fibras naturales que al ser orgánicas se biodegradan. Como el algodón orgánico, lino, cáñamo, etc. Hace un tiempo escribimos un post muy completo sobre este tema: 12 Tejidos sostenibles y certificaciones textiles.

5. Certificaciones ecológicas

Cuando una gran marca pone “algodón orgánico” siempre me pregunto “¿y eso cómo lo sé?¿qué certificación tiene?”. Las certificaciones te aseguran que un tercero (una empresa certificadora) avala que esa prenda está hecha con fibras de algodón prodecentes de la agricultura ecológica, que cumple con los derechos de los trabajadores o que no se han utilizado químicos perjudiciales para salud o para el medioambiente en su fabricación. Este punto es algo que valoramos mucho a la hora de elegir productos textiles en la EcoTienda de Esturirafi.

 


¿Tienes alguna recomendación más? ¿Qué harías tú para luchar contra el fast-fashion?

Autora

Bióloga y bloguera, soy la mitad de Esturirafi. En búsqueda de una vida más sostenible y saludable.

1 Comentario

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It

A %d blogueros les gusta esto: