Hogar sin plástico ¿Por dónde empezar? Detente un segundo y mira a tu alrededor… ¿Cuantas cosas de plástico te rodean? Están por todas partes. Muchas veces ni nos damos cuenta de que estamos usando algo hecho de plástico. Empecemos por la cocina… ¿Cuantos plásticos de usar y tirar utilizas? Estropajo, cepillo para lavar los platos, productos de limpieza, film para conservar los alimentos, bolsas…

Antes de empezar a cambiar tenemos que ser conscientes del problema. Por eso es tan importante pararse a analizar las cosas que utilizamos en nuestro día a día. Analizar y buscar alternativas más respetuosas con el medio ambiente: biodegradables, compostables…

En este post queremos acompañarte, hacer un recorrido por tu cocina. Localizar los plásticos y buscar nuevas opciones más ecológicas, sin plástico. Vamos a empezar con los estropajos y cepillos de cocina…

Hogar sin plástico ¿Por dónde empezar?

Estropajos y cepillos de cocina sintéticos

Lo usamos todos los días para lavar la vajilla. (Incluso si tienes friega platos tienes uno.) Se suele cambiar a menudo ya que enseguida cogen mal olor… ¿Cuantos puedes utilizar al año? ¿10? ¿20?…

Toma nota: actualmenta las esponjas de la mayoría de los estropajos del mercado están hechas de plástico. Poliéster o poliamida son los materiales más habituales  No se pueden reciclar ni compostar.    

Además el problema no acaba aquí. Cada vez que fregamos con un estropajo de plástico, pequeñas partículas de plástico se van soltando. Estas partículas son muy pequeñas, tan pequeñas que las plantas de tratamiento de aguas residuales no consiguen atraparlas. Llegan a los ríos, mares y océanos sin que nada se lo impida. Varios tipos de especies marinas ingieren estas micropartículas y, a través de la cadena alimentaria, el microplástico termina en nuestros platos…

¿Cuál es la alternativa ecológica a los estropajos de plástico?

Las esponjas vegetales son un producto orgánico que se obtiene de la luffa, una enredadera originaria de Asia que pertenece a la familia de las cucurbitáceas.  Un material natural 100% biodegradable y compostable. 

Se utiliza del mismo modo que un estropajo sintético, puedes lavar la vajilla, cubiertos, vasos e incluso la vitrocerámica sin rallarla. La vida media de un estropajo de luffa oscila entre los 4 a 6 meses. Dependiendo del uso y los cuidados que tengamos. Después de cada uso hay que aclararlo y dejar secar. Para eliminar eventuales bacterias, se recomienda cada cierto tiempo, meter la esponja húmeda en el microondas entre 10 y 20 segundos.

Un material novedoso. Este cepillo está  fabricado con fibras de coco y ensamblado con alambre galvanizado para evitar la oxidación. La fibra de coco es un material natural 100% biodegradable.

La fibra de coco se obtiene del fruto de la palmera cocotera. Las fibras se encuentran entre la cubierta externa y el de coco real.

Este cepillo natural de fibra de coco tiene muchas opciones. ¡Tú eliges para que quieres utilizarlo! Para limpiar la vajilla, cazuelas, cubierto… Limpiar la piel o la cáscara de vegetales que no vamos a pelar. También es perfecto para eliminar el barro de las botas de montaña. Incluso se puede utilizar para limpiar las juntas de azulejos, bañeras, duchas…

Cuando a la esponja de luffa se le resiste la suciedad es el momento de pedir ayuda al cepillo de madera. La dureza de sus cerdas vegetales son el aliado perfecto para acabar con los restos secos y la suciedad incrustada de platos y cazuelas.

 Una de las cosas que más nos gusta de este cepillo es que el cabezal se puede quitar. Una vez que se estropea no es necesario que compres un cepillo nuevo, con un recambio del cabezal es suficiente.  Además es 100% biodegradable y compostable. Para que te dure más tiempo es necesario cuidarlo bien. Dejar que seque después de cada uso para evitar la proliferación de bacterias y hervir cada cierto tiempo para eliminar los gérmenes.

Estropajo de cobre, perfecto para acabar con la suciedad incrustada de ollas, cazuelas, cocinas de gas… ¡Sin rayar! Estos estropajos sirven para limpiar a conciencia, pero suavemente. El cobre es 100% reciclable, no se oxida y es suave en las manos. ¡Ojo! No es adecuado para objetos cubiertos con superficies antiadherentes tipo Teflón o vitrocerámicas.

Para que alargar su vida útil al máximo es recomendable aclarar después de cada uso y dejar secar al aire. Para eliminar posibles bacterias hervir el estropajo.

Un cepillo para limpiar más suavemente. Puedes utilizarlo para lavar vegetales, por ejemplo patatas que vamos a comer con la piel. También para retirar los restos de comida antes de meter los platos en el friega platos. Está hecho de bambú, un material 100% biodegradable y las cerdas son una combinación de fibras vegetales y fibras recicladas de plástico libres de BPA.

Es importante lavar con jabón después de cada uso y dejar que seque bien para evitar la proliferación de bacterias. Cuanto más cuidemos el cepillo más tiempo durará.


Todavía no hemos salido del fregadero y ya hemos encontrado 5 alternativas ecológicas a los estropajos y esponjas de plástico. Poco a poco iremos recorriendo todas las estancias de la casa para presentar opciones libres de plástico, biodegradables y mucho más respetuosas con el medio ambiente.

¿Ya te has despedido de tus estropajos sintéticos?

Autora

Siempre aprendiendo algo nuevo. La mitad de Esturirafi, escribo sobre vida saludable y moda sostenible.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It

A %d blogueros les gusta esto: