No se nos ocurre un post mejor para terminar el año y empezar con fuerza el 2019. Ahora que somos oficialmente emprendedoras, autónomas, en resumen, nuestras propias jefas. Nos enfrentamos a un nuevo problema. ¿Cómo gestiono mi tiempo? ¡Queremos ser productivas, cumplir los objetivos y tener tiempo libre!

Para nosotras uno de los puntos más positivos de emprender es poder gestionar libremente las horas de trabajo, no estar atadas a una silla 8 horas. ¡Esa era la idea! Pero la realidad es bien diferente, al final estamos trabajando más horas de las previstas. Sabemos que es un problema de planificación y organización. Por eso este post nos viene perfecto y esperamos que a ti también. Sea cuál sea tu situación: estudiante, trabajadora por cuenta ajena, emprendedora o estés buscando trabajo…

La experta invitada del mes de diciembre es Eva Gias una multiapasionada que encontró su camino ayudando a mujeres creativas a sacar adelante sus proyectos, enseñándoles a incorporar hábitos productivos y herramientas que les ayuden a enfocarse, planificarse y mejorar la gestión de su tiempo.

La Rutina ganadora que te ayudará a Multiplicar tu Tiempo los próximos meses.

El final de cada año se convierte en un cúmulo de deseos, sueños y buenas intenciones.

Que si voy a hacer ejercicio, que si voy a mejorar el orden en casa, que si voy a reciclar más, a terminar esos cursos que tengo pendientes, a cuidarme más…

Todo unos clásicos en cuanto a buenas intenciones se refiere (seguro que te has sentido identificada en unos cuantos objetivos del listado anterior, ¿verdad?).

Todo el mundo parece tener muy claro (en apariencia) el qué quiere conseguir. Pero la gran mayoría se olvida de la siguiente fase: ¿Y cómo llego hasta allí?

Porque para lograr cualquier cosa que te propongas, además de ilusión y esfuerzo te hace falta un factor imprescindible: Tiempo y saber cómo aprovecharlo.

Y de todo esto vamos a hablar en este post.

¿Quién soy yo? Te estarás preguntando. Pues soy Eva Gías, mamá de 3 bebés y creadora de la Agenda MultiApasionada y un método único de productividad y gestión del tiempo que ha ayudado a cientos de emprendedoras a optimizar su tiempo y ser fieles a sus ritmos creativos femeninos, mientras disfrutan de su familia, su estilo de vida ideal y el éxito en sus proyectos empresariales.

Para mí, el mayor lujo de este siglo no es el dinero. Es el Tiempo. Y me gustaría que para ti también lo fuera porque quiero que este año transformes tu vida y logres todos esos objetivos que te has propuesto y que te van a ayudar a ser más feliz en tu vida.

Disfrutar de un día a día sin estrés es posible, incluso si eres madre. Y sacarle horas a la semana también es posible, aunque ahora mismo creas que es imposible tener más tiempo para ti.  Tan sólo te reto a que apliques los pequeños cambios  de los que voy a hablarte ahora para que, poco a poco, y sin darte cuenta, comiences a duplicar tu productividad y puedas conseguir cualquier cosa que te propongas.

Lo primero de todo, quiero que apliques los siguientes pequeños hábitos poco a poco. Es decir, de uno a uno. No intentes comenzar desde mañana mismo a hacerlo todo a la vez porque la cosa no funciona así y terminarás por volver a tus antiguas costumbres más rápido de lo que te hubiera gustado.

Vas a ir eligiendo cada uno de estos pequeños hábitos y, cuando sientas que lo tienes integrado en tu día a día, te centras en trabajar otro, ¿de acuerdo?

Cómo este post se va a convertir en tu guía para ser más organizada estos próximos meses, te recomiendo que lo agregues a los favoritos del navegador y así lo tienes a mano siempre que lo necesites. (Yo lo que hago también es compartir por whatsapp con amigas aquellos post que quiero recordar y me lo guardo como mensaje destacado, así ya sé que como le hablé de él a fulanita, acudiendo a esa conversación de whatsapp lo voy a tener a mano).

Volviendo al tema, voy a ir contándote pequeños hábitos que te ayudarán a tener una rutina productiva y ganadora y eliminar el estrés y la dispersión de tu vida.

Eva Gias


Mini-Hábito nº 1

Algo muy importante, y que no hace mucha gente, es visualizarse en el tipo de persona en que se quiere convertir. Esto es, que si yo quiero ser una persona ordenada, cada vez que vaya a dejar algo patas arriba me voy a acordar que la “Eva del futuro” es una persona ordenada, y por tanto, como ella nunca dejaría la mesa patas arriba, yo tampoco.

Es decir, a ti te encantaría ser una persona que se organiza super bien, nunca llega tarde a ningún sitio, puede disfrutar relajadamente con sus hijos o irse de copas con amigos o de viaje cuándo quiera… Ese es tu sueño. Y para que sea una realidad, debes comenzar a convertirte en esa versión futura de ti misma super organizada.

Así que el mini-hábito que te quiero mostrar hoy es: Cada vez que sientas la tentación de posponer algo por pereza o de manera intencionada, ¿tu “yo futuro” ha logrado el éxito haciendo eso? No.

Y cada vez que prefieras sentarte un rato a ver una serie en Netflix o irte a tomar algo con amigas antes que ponerte a trabajar en ese proyecto, objetivo, o lo que sea que tienes que hacer… ¿Tu “yo futuro” que haría? Pues trabajaría en aquello que quiere sacar adelante, aunque tenga que hacer un esfuerzo para lograrlo y después lo celebraría haciendo esas otras cosas que le gustan más hacer.

¿Ves por dónde voy?


Mini-Hábito nº 2

El segundo hábito es planificar todo lo que quieras lograr con antelación. Es decir, dedica unos minutos, horas, un par de días a sentarte a pensar cómo quieres llegar del punto A (el ahora) al punto B (tu objetivo).

No vale tenerlo en tu cabeza. Es indispensable ponerlo por escrito. Así que pregúntate, para cualquier cosa que quieras lograr a partir de ahora: ¿Qué pasos puedo dar para conseguirlo? Y para cada cosa que escribas te sigues preguntando, ¿Y qué puedo hacer para lograr cada paso que he escrito?

Por ejemplo, si quieres comenzar a eliminar los plásticos de tu vida y llevar una vida zero waste, ¡no vas a hacer el cambio de la noche a la mañana! Todo va a seguir un proceso de cambio de mentalidad (para ti y para todos los que viváis en casa). Así que pregúntate: ¿Cómo voy a lograrlo? Y para cosa que escribas (no volver a comprar alimentos que lleven plástico, comenzar a fabricar tus propios productos de limpieza, hacer batchcooking…). Lo que sea, te vuelves a preguntar: ¿Y qué tengo que hacer para realizar cada una de estas cosas que he apuntado?.

Y sigues preguntándote hasta que no se te ocurra nada más y tengas un plan detallado super sencillo que se convierta como una especie de guía paso a paso.

De esta manera vas a ahorrar y ganar muchísimo más tiempo del que imaginas, ya que sabrás qué es lo más prioritario a hacer y dejarás de perder tiempo (¡el poco que tienes disponible!), preguntándote qué hacer ese huequito libre que te ha quedado el sábado por la mañana. Tan sólo tendrás que coger “ese guión” e ir haciendo cosas poco a poco cada semana.


Mini-Hábito nº 3

Escribe el tiempo que te va a costar llevar a cabo cada tarea que te marques cada día.

¡Esto es importantísimo! Porque te va a ayudar a dejar de marcarte tareas de más y de irte a la cama con la sensación de que no has sabido aprovechar el día o la semana.

Porque el problema muchas veces no es que no estés sabiendo aprovechar el día, es que al marcarte más tareas de las que puedes llevar a cabo realmente, estás comparando lo que eres capaz de hacer con el tiempo que tienes disponible, con el ideal que te has montado en tu cabeza del millón de cosas que te gustaría hacer.

Así que para ser más consciente de cuánto puedes hacer realmente, un sencillo truco es, cuando pongas en tu agenda lo que quieres hacer cada día, anota al lado lo que crees que te va a costar llevar a cabo cada tarea. Si lo sumas, te dará el total de tiempo mínimo (que ya sabes que siempre puede surgir algún imprevisto) que necesitas para hacer todo eso.

Si ves que te has pasado, simplemente muévelo a otro día.

Con este pequeño hábito ya verás como logras avanzar mucho más rápido y te vas a la cama mucho más satisfecha de lo que lo estabas haciendo hasta ahora.


Mini-Hábito nº 4

Y por último, ¿cómo saber cuánto tiempo tienes disponible cada día? ¡Muy fácil!

Tan sólo necesitas una agenda de vista semanal en la que salgan desglosadas, de un vistazo, todas las horas del día y de la semana. La Agenda MultiApasionada es perfecta para seguir este truco.

Cuando te sientes a planificar cada semana, vas a comenzar primero por pintar de gris todas las horas en las que sabes sí o sí que no vas a poder trabajar ni tener tiempo para ti, como esos ratos en los que preparas a los peques para ir al cole, o estás en clase, el trabajo, tienes cita con el médico o simplemente estás durmiendo o tan agotada que no podrías hacer nada aunque quisieras.

Lo que te quedará es algo como esto: Una visión con los huecos disponibles que tienes para avanzar en tus objetivos, quedar con amigas o en lo que quieras gastarlo.

Estoy convencida que lo que verás te sorprenderá tanto como al 100% de las personas con las que he trabajado estos años. Y es que una cosa es “intuir” que tienes poco tiempo disponible y otra muy distinta es ser consciente de que realmente sólo tienes libre 2 horas los lunes, 3 horas los miércoles, 30min los viernes…

¿A qué no es lo mismo marcarse un montón de tareas cuando sabes que sólo vas a tener libre 1 hora a cuándo sabes que tienes 5 horas?

Si unes este hábito al anterior, jamás hubieras pensado que tu día podría rendirte tanto como lo va a hacer a partir de ahora. No sólo dejarás de marcarte tareas de más, sino que al ser consciente del poco tiempo real que tienes disponible para trabajar, eliminarás mucha dispersión al centrarte sólo en lo importante y sacarás más cosas adelante porque sabes que ¡sólo tienes ese poco rato para hacerlo!

Así que, en resumen,  lograr una rutina que te ayude a conseguir todos los objetivos que te propongas , es tan fácil como ir realizando estos pequeños cambios poco a poco en tus hábitos actuales.

¿Los pruebas a poner en práctica durante las próximas semanas y me cuentas en los comentarios qué tal te han funcionado?


Nosotras ya hemos empezado a aplicar su método y estamos notando que somos más productivas. Sobre todo tenemos más claro lo que vamos a hacer en el día y el tiempo que nos van a llevar las tareas. ¡Te animamos a que tu también pruebes!

Puedes seguir a Eva Gias en:

Web – InstagramFacebook –  YouTube – Pinterest

Autora

Siempre aprendiendo algo nuevo. La mitad de Esturirafi, escribo sobre vida saludable y moda sostenible.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It

A %d blogueros les gusta esto: