¿Zero Waste gratis? ¡Es posible! Con pequeños pasos, eso es todo lo que necesitas para empezar a reducir tus residuos. Reutilizar, reparar y rechazar para conseguir un estilo de vida residuo cero o aproximarnos lo máximo a el. En este post queremos transmitirte que el Zero Waste está al alcance de todos, hay muchas cosas que puedes hacer que son ¡GRATIS!

Zero Waste o Residuo Cero es una filosofía de vida que nos anima a reducir nuestros residuos al máximo, a reutilizar todo lo posible y sobre todo a reducir nuestro consumo que es de ahí de dónde viene el problema principal, que somos unos adictos al consumo.

En este post hemos reunido ideas fáciles de aplicar y que no te costarán nada.  Zero Waste ¡GRATIS! 

Básicos Zero Waste ¡GRATIS!

La mayoría tenemos más de lo que necesitamos. Lo más sostenible es utilizar lo que ya tenemos, aunque sea de plástico. Estas son algunas ideas básicas para dar los primeros pasos hacia el Zero Waste o residuo cero aprovechando lo que ya tenemos.

Reutiliza y utiliza lo que ya tienes

  1. Frascos de vidrio. Si estás evitando el plástico en tus compras, comprar en frascos de vidrio es una de las mejores opciones. Lo que supondrá que vas atener muchos frascos de vidrio acumulados. Lo bueno es que los frascos de vidrio se pueden reutilizar y aprovechar para muchísimas cosas. Algunas ideas:
    • Conservar alimentos. En la nevera, en el congelador, la despensa… De esta forma evitarás utilizar: bolsas de plástico, papel de aluminio, film, etc…
    • Comprar a granel o productos frescos. Antes de utilizarlos pregunta a el dependiete. En algunas tiendas puedes tarar la báscula y luego añadir el producto. Mientras que en otras será necesario pesar primero el tarro anotar el peso y después descontarlo del total.
    • Transportar alimentos. Utiliza los más grandes como tupper y llevar tu comida o snacks. *Puedes usarlos en el microondas sin problema. 
    • Beber. La opción más económica para eliminar las botellas de agua. Transportar el agua en un frasco de vidrio. *Comprueba antes que cierra correctamente, para evitar derrames sorpresa.
  2. Tuppers de plástico y vidrio. Igual que los frascos de vidrio los tuppers o fiambreras, sea cuál sea el material tienen mil y usos.
  3. Platos, boles, tarteras con tapa. Para conservar los alimentos en la nevera. Colocar medio limón dado la vuelta en un plato o guardar la comida que ha sobrado en una tartera con tapa.
  4. Cafetera. Recupera tu vieja cafetera italiana o expresso y despídete de las cápsulas y filtros de un solo uso.
  5. Servilletas, paños o trapos de tela. Es algo que todas tenemos. A partir de ahora tienen que ser nuestra única opción. Sustituye las bayetas sintéticas, el papel de cocina y las servilletas de papel por: paños (trapos) y servilletas de tela (mejor de algodón) ¿No tienes suficientes? Puedes hacerlos a partir de camisetas de algodón, sabanas y toallas viejas… Para sacar el máximo provecho a las telas aprende la técnica furoshiki, solo necesitas una tela cuadrada. Gracias a esta técnica podrás envolver y transportar todo tipo de objetos, desde ropa y regalos hasta botellas de vidrio.
  6. Bolsas. Todas tenemos un cajón lleno de bolsas: de plástico, de papel, de cartón… ¿Qué puedes hacer con ellas? ¡Reutilízalas! Las bolsas de plástico son muy duraderas, puedes reutilizarlas muchas veces. No las dejes olvidadas en el cajón, utilízalas para comprar una y otra vez fruta, productos a granel, para transportar comida. *Consejo: lava las bolsas, con agua y un jabón suave, después cuélgalas con una pinza en el tendedero para que sequen correctamente.

Rechaza

Aprende a decir «¡No, gracias!». Decir que no, es gratis y te liberará de muchos residuos de un solo uso innecesarios. Empieza diciendo que no a las bolsas (de papel y de plástico), a las pajitas, a la publicidad que te entregan en la calle, a los regalos de merchandising de las ferias y congresos (todas sabemos dónde acaban este tipo de cosas)…

Otras ideas:

  • Solicita facturas electrónicas de los servicios como la luz, el agua, el gas…
  • Si recibes en tu casa algún catálogo o revista, date de baja. Estoy segura de que podrás encontrar la misma información en Internet.
  • Coloca en tu buzón una pegatina que indique que no aceptas publicidad.

¡Rebélate frente al modelo de consumo de “comprar y tirar»!


«¡Libérate de los residuos! Consigue ser Zero Waste en un mes sin esfuerzo, cómodamente sin casi darte cuenta… ¿Suena bien verdad? Pues es mentira, una mentira tan grande como las dietas milagro.»

Conseguir reducir nuestros residuos no es fácil, hay que esforzarse, planificar, pensar antes de comprar, organizarse. Además de cambiar hábitos, romper con el consumismo, aprender a reducir, rechazar y aplicar la imaginación para reutilizar todo al máximo. Pero está al alcance de todos.

 No necesitas comprar nada para caminar hacia el objetivo Zero Waste o residuo cero. 

 

Otros post que pueden resultarte interesante:

Autora

Siempre aprendiendo algo nuevo. La mitad de Esturirafi, escribo sobre vida saludable y moda sostenible.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It