La educación medioambiental es un tema atractivo pero que en pocas ocasiones se plasma en acciones reales.

Los programas académicos no incorporan contenidos específicos sobre cambio climático y todo depende de la voluntad de los colegios. No hay una estrategia y priman las acciones puntuales» como celebraciones de efemérides ambientales o actividades concretas en las que solo participan grupos reducidos de alumnos.

Sin embargo, la emergencia climática nos enfrenta a unos desafíos sociales y ambientales complejos para lo que hay que prepararse desde las aulas. Es fundamental transmitir los valores necesarios y educar en el medio ambiente para que los futuros adultos del mundo sepan cómo cuidar el planeta.  Con pequeños gestos se pueden lograr grandes cambios y frenar el cambio climático.  Esto es lo que marcará el futuro del medio ambiente.

La importancia de la educación ambiental

 Es vital que los colegios incorporen programas de educación medioambiental , orientados desde un punto de vista global, tanto en las aulas como fuera de ellas como transversal, abordándolo desde diferentes asignaturas.

A modo de ejemplo: las matemáticas sirven para entender el crecimiento económico sostenible, la geografía como asignatura para entender los problemas a nivel climatológico a los que nos enfrentamos ó la historia para entender la evolución humana que nos ha llevado a un sistema basado en el consumo, etc). El cuidado del medioambiente puede abordarse en cada una de esas asignaturas de manera que las unas se complementen con las otras.


Los objetivos que debería tener un programa de educación medioambiental son:

  1. Contribuir a la construcción de un nuevo modelo de sociedad basado en los principios de sostenibilidad, respeto y cuidado del medioambiente.
  2. Generar una conciencia crítica y reflexiva que facilite la reflexión sobre el cambio climático: significado, causas y consecuencias.
  3. Sensibilizar del daño ecológico que provoca el estilo de vida actual.
  4. Promover valores de respeto y cuidado del planeta y la configuración de sociedades éticas y ecológicas.
  5. Fomentar hábitos sostenibles, crear hábitos y pautas de cuidado y preservación del medio ambiente así como una actitud activa y positiva ante la problemática del cambio climático.
  6. Favorecer hábitos de consumo responsable, generando una conciencia crítica y reflexiva sobre la forma en la que consumimos. Hábitos de consumo que consideren las dimensiones ecológicas, etica y social, involucrando y sensibilizando a otros miembros de nuestra comunidad.
  7. Fomentar unos hábitos alimenticios saludables. Consumo de frutas y verduras de cercanía, no sólo es un tema que afecta a la salud, sino que ayudará a reducir la huella de carbono que generamos en cada comida. De media, los alimentos que comemos en una mesa han recorrido 4000 kilómetros.
  8. Los niños son el futuro y es imprescindible prepararles para hacer frente al cambio climático, desarrollando un vínculo emocional que se desarrolla desde la experiencia y el desarrollo de la empatía.

De este modo estaremos educando ciudadanos responsables que llevarán una vida sostenible en todas sus dimensiones y más allá de las aulas.


La importancia de la educación medioambiental por Basik LifeLas competencias que debe incluir un programa medioambiental deberían ser:

  1. Aprendizaje mediante la experimentación y obtención de información (búsqueda y selección de información).
  2. Trabajo en equipo para la obtención de soluciones (aprendizaje cooperativo).
  3. Presentación de trabajos en clase: expresión oral.
  4. Aprender a aprender: fomentar el sentido crítico, promover la gestión autónoma del aprendizaje pero también la capacidad de trabajar en equipo y compartir lo aprendido.
  5. Potenciar actitudes sociales y cívicas: Reflexión crítica y creativa, potenciando la solidaridad y empatía por las problemáticas que afectan a la comunidad, ya sea local ó más global.
  6. Iniciativa y emprendimiento: Promover la gestión de proyectos y soluciones, planteando iniciativas creativas que posibiliten alcanzar objetivos grupales y metas personales.
  7. Desarrollar la empatía, capacidad crítica, reflexiva y resolutiva así como el trabajo en equipo y la expresión en público. Los alumnos, mediante experiencias directas deberán ser capaces de crear en grupo «acciones innovadoras» dirigidas a fomentar la sostenibilidad a escala local ó global.

De este modo, no sólo estamos educando en el cuidado del medioambiente y respeto a los seres que convivimos en este planeta, sino que estamos fomentando cualidades tan importantes como la empatía, el trabajo en equipo, el espíritu crítico, etc. Cualidades que servirán a nuestros hijos a desenvolverse en el mundo que viene con responsabilidad, amabilidad y tratando siempre de hacer el bien.

Laura – Basik Life

InstagramFacebook 

Autora

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It