¿Es el coronavirus el fin del movimiento Zero Waste?  Queremos hacer lo correcto, pero ¿qué es lo correcto en tiempos de pandemia? Vivir sin producir residuos en estos días raros es todavía más difícil.

Llevamos varios años trabajando para reducir nuestros residuos. Pero, durante las últimas semanas hemos tenido que adaptarnos a la situación y tomar decisiones que no son perfectas en términos Zero Waste.

¿Sigue siendo seguro consumir alimentos a granel? ¿Podré utilizar mis bolsas y tarros sin miedo al contagio? ¿Puedo llevar mi propia taza para tomar café para llevar?

¿Es el coronavirus el fin del movimiento Zero Waste?

El COVID-19 es una enfermedad nueva y todavía se está investigando acerca de la forma en la que se propaga. Se cree que se propaga principalmente por el contacto cercano de persona a persona a través de gotitas respiratorias de una persona infectada. Las personas que están infectadas suelen tener los síntomas de la enfermedad. Algunas personas que no presentan síntomas pueden propagar el virus. También podría ser posible que una persona contraiga el COVID-19 al tocar una superficie u objeto que tenga el virus y luego se toque la boca, la nariz o posiblemente los ojos.

Los recipientes reutilizables a menudo están hechos de tela, metal, vidrio o plástico. La permanencia de SARS-CoV-2 viable en superficies de acero inoxidable, y plástico ha sido de 2 y 3 días, respectivamente cuando se mantiene a 21-23 ºC y con 40% de humedad relativa. En otro estudio, a 22 ºC y 60% de humedad, se deja de detectar el virus tras 3 horas sobre superficie de papel (de imprimir o pañuelo de papel), de 1 a 2 días cuando lo aplican sobre madera, tela o vidrio y más de 4 días cuando se aplica sobre acero inoxidable, plástico, billetes de dinero y mascarillas quirúrgicas.

El lavado regular de manos y el lavado de los envases pueden minimizar el riesgo de transmitir el virus.


Comprar a granel en tiempos de Coronavirus

La venta a granel está obligada a cumplir con la reglamentación técnico-sanitaria del comercio minorista y, en concreto, la específica de la venta a granel. Las tiendas a granel deberán almacenar los alimentos en contenedores completamente cerrados, para protegerlos de este modo de posibles virus que podrían llegar al producto. Además se deben poder dispensar los productos sin tener que tocarlos con las manos al servirlos.

Por ahora, no hay pautas oficiales que recomienden evitar los envases reutilizables.

Cada uno debe ser responsable a la hora de comprar, tres básicos son: mantener las distancias, higiene de manos y uso de mascarilla en el local. Una vez en casa colocar las bolsas en el suelo (nunca en la encimera), limpiar los tarros de vidrio con agua con jabón, vaciar el contenido de las bolsas de tela y lavarlas. 


¿Es el plástico de usar y tirar más seguro que los envases reutilizables?

Los residuos depositados en el contenedor amarillo aumenta un 15% desde el inicio del estado de alarma el pasado 14 de marzo. Ecoembes

El consumo de plástico de un solo uso ha aumentado desde que comenzó la pandemia.

Son muchas las personas que optan por bolsas de usar y tirar, en lugar de las bolsas reutilizables, por miedo a que estas últimas se hayan podido contaminar. Una vez en casa van directas a la basura, evitando así el «trabajo» de lavar y desinfectar las bolsas reutilizables (que siempre deberíamos lavar después de cada uso, con virus o sin el).

También ha aumentado el consumo de frutas y verduras envasadas, ya que son más fáciles de desinfectar. Algunos supermercados (por motivos de seguridad y prevención) han retrocedido en su lucha contra el plástico y eliminado la posibilidad de llevar tus propias fiambreras o táperes en las secciones de carnicería y pescadería.


¿Nuestra experiencia Zero Waste en tiempos de coronavirus?

La primera decisión que tomamos cuando se instauró el estado de alarma el día 15 de marzo fue: limitar nuestras salidas para comprar a lo estrictamente necesario. Solíamos comprar en varias tiendas, ya que no encontramos todo lo que nos gusta y sin plástico en el mismo sitio. Lo normal era visitar unas 5 tiendas: panadería, a granel, una pequeña dónde conseguimos el café sin plástico, etc.. Hemos reducido y simplificado el proceso al máximo. Haciendo un único pedido semanal a una pequeña tienda de la zona.

Esto tiene sus pros y sus contras…
  • Al comprar en una única tienda evitamos tener que recorrer varias, reduciendo así nuestra exposición exterior. Además hacemos el pedido por WhatsApp, solo tenemos que parar, cargar el coche, pagar y listo.
  • Hemos decidido comprar en una tienda pequeña. Aunque es más caro y no tienen todo lo que nos gustaría sin plástico, nos sentimos mejor dejando nuestro dinero en el pequeño comercio, además es la que está más cerca.
  • Para reducir al máximo los residuos les hemos pedido que nos lo pongan todo en cajas. Pesan las frutas y verduras y la meten directamente en la caja todo junto.
  • Hay varios productos envasados en plástico que no hemos podido evitar: avena, café, azúcar, papel higiénico, pasta… No somos perfectas… Lo estamos haciendo lo mejor que podemos dadas las circunstancias.
 Nuestro estilo de vida Zero Waste está también afectado por el coronavirus. Nos enfrentamos a nuevos obstáculos, sobre todo a la hora de ir a la compra. Pero hay muchas otras cosas que podemos hacer desde nuestra casa para reducir nuestros residuos. Es importante no ser pesimistas y buscar el equilibrio (siempre imperfecto). Si no sabes por dónde empezamos te recomendamos nuestra Guía Zero Waste para principiantes, la puedes descargar aquí. 


Fuentes:

Autora

Siempre aprendiendo algo nuevo. La mitad de Esturirafi, escribo sobre vida saludable y moda sostenible.

3 Comentarios

  1. Es cierto que en estos tiempos «todo no se puede». Creo que siendo conscientes de nuestro aumento del consumo de plástico en estos días ya hacemos un gran trabajo.

    Me ha gustado mucho tu post Nahir, era un tema que llevaba pensando hace días.

    Un saludo!

  2. Igual sí que es más complicado, pero por fortuna tengo varias opciones buenas en la zona y de momento creo que he cambiado pocos hábitos en ese sentido, espero que siga así.

  3. Hola! Precisamente hace un par de días leía la opinión sobre este tema de una chica que decía justo lo contrario. Ella planteaba que ahora que debemos protegernos del virus es más seguro tener nuestros propios envases, recipientes o bolsas, porque ¿quién va a mantener mejor la higiene en los envases que nosotras mismas? Yo estoy de acuerdo con ella, usando nuestros propios recipientes nos aseguramos de que están libres de virus y mantenemos una higiene contínua, siempre que los lavemos después de su uso… Creo que debemos usar esta situación como un impulso hacia lo sostenible, ya no solo por el hecho de saber que mantenemos la higiene, sino porque la expansión de este tipo de virus y pandemias se debe en gran medida a nuestro sistema de consumo actual y globalizado.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It