Hoy quiero hablaros de la gestión de la abundancia. Si, abundancia.  Sé que puede sonar contradictorio hablar de abundancia precisamente en un momento de enorme crisis económica. Si y no, como siempre, depende. Si algo ha traído nuestro actual sistema económico es la desigualdad. Desigualdades que la crisis sanitaria provocada por la COVID 19 no va a hacer más que incrementar.

En cualquier caso, lo que no hay duda es de que hoy en día los precios de las cosas son más baratas. Tenemos acceso a muchas más opciones que las que tuvieron nuestros abuelos. Vivimos en un mundo que parece que cuanto más dinero, más feliz eres. Pero en realidad, no se trata de cuánto dinero tienes, sino de cómo te lo gastas.

El dinero es uno de los mayores poderes que gobiernan el mundo y hemos crecido creyendo que cuanto más dinero mejor, más feliz y plena será nuestra existencia. ¿Eso crees? Pues yo estoy HARTA de ver gente que tiene lo que se dice “de todo”, pero en el fondo vive amargada, llena de inseguridades y totalmente vacía.

Y aquí viene el kit de la cuestión:  la gestión de la abundancia. 

Tener muchas elecciones nos genera un estrés e insatisfacción enorme. Vivimos rodeados de todo tipo de objetos y oportunidades.

Pongo unos ejemplos para que os ayude a ver lo que quiero decir:

1.- Comida. La comida antes era algo que había que salir a buscarla. Hoy en día tenemos un supermercado a la vuelta de la esquina que nos ofrece comida de todo tipo: sana, insana, de temporada, internacional, para llevar, para no llevar… ¿Restaurantes? También los hay de todo tipo ¿Quién no ha ido a un restaurante y cuando te llega tu plato y ves el de enfrente piensa que deberías haber pedido el otro? Total: que te amarga en cierto modo la cena, ¿no?. Por no hablar de la ansiedad que genera el estar rodeada de comida constantemente.

Conclusión: Tener demasiadas opciones de comida tiene el efecto de generarnos ansiedad lo que deriva en una enorme insatisfacción.


2.- Viajes. Antes viajar era un sueño al alcance de muy pocos. Hoy se venden paquetes de todo incluido y los vuelos están al alcance del bolsillo de muchos. ¿Quieres playa? ¿Quieres montaña? Sólo pide y te ofrecerán mil opciones asequibles. ¿No os parece que quita parte del encanto?. Ahora pregunto ¿quién no ha vuelto decepcionado de algún destino?. Y es que nos venden “la foto”, pero la realidad nunca es tan bonita.

Total: que las vacaciones que esperábamos con ansia durante todo el año no han cumplido las expectativas, quizás hubiera sido mejor escoger otro destino. Demasiadas opciones.

gestion de la abundancia fast fashion moda contaminante basiklife3.- Moda. El asunto de la moda me toca especialmente la fibra y es que no sólo es el mayor generador de insatisfacción personal sino que es el segundo sector más contaminante del mundo. Vivimos esclavos y cegados por la moda. La elegancia es justamente no ir a la moda. La elegancia es saber lo que te queda bien, independientemente de si se lleva. Las personas elegantes brillan por sí mismas, no necesitan esconderse detrás de un vestido que hable por ellas. Pero al día nos inundan de mensajes subliminales que, si no vivimos de un modo consciente pueden llevarnos al equívoco de querer ser alguien que no somos.

Conclusión: que vivimos la vida de otras personas, queriendo ser como ellas y sin saber quienes somos nosotras.


4.- Decoración y orden en casa. Tu hogar es tu alma, eres tú. Tu casa tiene que ser un lugar que te dé paz, que te haga sentirte bien. Sin embargo, la realidad es que si no tenemos cuidado con lo que compramos, las casas acaban convirtiéndose en desvanes. ¿Sabes que el ambiente afecta mucho a tu estado de ánimo? Vivir rodeada de cosas que no quieres ver, que no deberían de estar ahí, te crea una sensación de malestar enorme en tu interior. Sin embargo, si te rodeas de cosas bellas, útiles, prácticas, fabricadas con buenos materiales que envejezcan bien te sentirás mucho mejor. Pero claro, es más fácil comprar en Amazon desde tu sofá a un precio ridículo.

Conclusión: que quizás ahorremos dinero, pero a costa de sacrificar nuestra calidad de vida y nuestra felicidad.


Podría seguir con ejemplos, pero la base de lo que quiero trasladaros es que la gestión de la abundancia en un mundo que nos ofrece de todo no es nada fácil. Saber gestionar la abundancia requiere mucha disciplina y autoconocimiento y determinación. Todas ellas herramientas para conseguir mirar más allá de lo que nos dicen o nos intentan vender. Herramientas que nos van a permitir decir que NO sin que esto nos cree ansiedad o vacío.

 Vivir una vida más simple no es sencillo , pero cuando lo consigues es una enorme satisfacción. El camino hacia una vida más simple es un camino maravilloso en el que aprendes a conocerte y ser tú misma. Y al final, todo eso no sólo redunda en una vida más plena, más saludable y feliz sino en un estilo de vida más sostenible y amable con el planeta. Este es el objetivo y el mensaje que quiero trasladar desde Basik Life.

En breve estará lanzada mi web (www.basiklife.com) en la que ofreceré talleres para la gestión de la abundancia. Talleres que te ayuden a comer mejor, a comprar mejor, a decidir mejor y ser tú misma. En definitiva, el objetivo es ayudarte a vivir de un modo más sencillo aportando tu granito de arena a un mundo más sostenible, amable y justo. Hasta entonces puedes seguirme en Instagram: @basiklife_

Laura – Basik Life

Instagram – Facebook 


Si te ha gustado este post, no te pierdas:

Autora

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It