¿Cuántas veces nos hemos visto delante de una receta sin báscula y hemos dicho «y ahora qué hago»?En Internet y en algunos libros de cocina, podemos encontrar tablas de equivalencias. Pero, después de haber investigado un poco el tema, difieren mucho unas de otras y no son muy claras. 

Así que he realizado un «experimento de campo» y me he puesto manos a la obra. He pesado una cucharada y un vaso de yogur de distintos alimentos. Después de ver lo poco que se parecían a muchas de las tablas que he consultado, he decidido hacer la mía propia.

¡Ya se terminó febrero! El mes de las ciclogénesis y de la lluvia sin fin. No sé a vosotros, pero a mí me ha pasado volando…Y ya estamos…

Pin It