Desde pequeña he estado en contacto con el yoga. Mi padre tenía un libro y por su cuenta hacía algunas de las asanas (posturas). El yoga empezó como un juego: hacer el lotola vela…Y cuando nos veía nerviosas por los exámenes nos enseñaba a hacer respiraciones y a relajarnos.
Pero según fue pasando el tiempo fui perdiendo el interés y todo cayó en el olvido…hasta hace unos años, en el trabajo, no paraban de hablar de yoga, fueron mis compañeras que son también mis primas las que me animaron a que probase una clase. Y desde aquel día no he parado.
Este es el primer post de una pequeña serie en la que os iré contando cosas acerca del yoga, realmente podríamos decir que este es el segundo post de la serie ya que hace unos meses escribí uno: «7 cosas que el yoga cambió en mi vida«, beneficios que he notado en mi cuerpo y en mi mente.
Hoy empezamos con un poco de historia y algunos datos generales para introducir el tema. Espero que os guste!

Hoy tengo una buena noticia, muchos ya lo sabréis…el chocolate negro es bueno para la salud!!
El chocolate negro que beneficia nuestro cuerpo y mente es aquel que cuenta con un porcentaje de cacao elevado (mínimo 70%), más cacao = a menos azúcar.
Yo soy fan del chocolate negro, siempre tengo en casa una tableta, es mi postre favorito!
Si lo que te gusta es el chocolate con leche debes saber que a diferencia del negro en lo que a nutrientes se refiere, tiene más cantidad de azúcares, más proteínas y menos concentración de cacao, lo que hace que tenga menos sustancias estimulantes y antioxidantes que el chocolate negro.

 Un vaso de agua tibia con limón, un remedio de abuela, en mi caso es a mi abuelo a la primera persona que se lo vi beber, en ayunas y con una cucharadita de miel.

Desde hace unos meses, todas las mañanas, en ayunas, tomo un vaso agua tibia con el zumo de medio limón, se ha convertido en un gesto automático, un ritual para empezar bien el día, cuando que me quedo sin limones siento que me falta algo…

Pin It