A todos nos gusta vestir bien, ir a la moda y que la ropa sea barata. Además no nos gusta pensar quién ha hecho nuestra ropa, o mejor dicho, no lo queremos saber para no sentirnos culpables.

Últimamente me pienso bastante lo que compro y a lo mejor prefiero gastarme un poco más en moda local que en una camiseta hecha en un lugar desconocido, por gente desconocida y en condiciones también desconocidas.

Aunque he de confesar que la mayoría de la ropa que tengo en mi armario pertenece a este grupo de marcas en las que todos compramos por ser más económicas. Pero, nunca es tarde para empezar, ¿no?

Pin It