En verano me encanta andar en chanclas, si pudiera, creo que me pasaría el año entero así, con los pies fresquitos 😉

Pero el año pasado se me rompieron unas chanclas que tenía desde hace años, que me acompañaron en muchos viajes y en muchos paseos a la playa. No las pude arreglar, así que ahí están, en el armario, esperando  una segunda oportunidad.

Hace un tiempo descubrí la iniciativa de la ONG Ocean Sole, en la que utilizando chanclas viejas fabrican figuras de animales preciosas, que dan ganas de llevarse para casa 😉

Las vacaciones son un momento perfecto para disfrutar de la lectura, tardes en la playa, piscina, montaña…desconexión…
Uno de mis propósitos del año era leer más e incluir entre mis lecturas algo más que novelas, libros con los que aprender, libros que me diesen una perspectiva diferente de las cosas. El propósito lo estoy consiguiendo y hoy comparto con vosotros tres libros inspiradores para el verano.
 Durante años, he ido acumulando ropa que no usaba. La iba dejando en el montón de «ropa que no uso» y al final la acababa regalando o dejando en el fondo de un armario. Cuando fui a revisarla, me di cuenta que muchas de esas prendas estaban perfectamente y que sólo les había cogido manía, otras no me servían  y algunas estaban rotas o manchadas.
Hoy, aprovechando que han empezado las rebajas de verano, vuelvo a retomar el tema del reciclaje de ropa, como hice en enero con el post Tres alternativas eco-friendly a las rebajas.

Pin It