Desde hace unas semanas el TTIP ha empezado a aparecer en todos los medios de comunicación, gracias a la filtración de documentos realizada por Greenpeace Holanda. Pero estas negociaciones se vienen haciendo en secreto desde el año 2013.

Cuanto más leo sobre el tema más me preocupo, también es verdad que las negociaciones no han finalizado y que éstas pueden no cuajar. Pero nosotros no podemos participar y tampoco podemos saber en qué normativas está cediendo la Unión Europea y en cuáles no, porque todo se está realizando a puerta cerrada.

He intentado resumir qué es este tratado y en qué nos podría afectar a nosotros y al medio ambiente.

¿Qué es el TTIP?

El Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP por sus siglas en inglés, Transatlantic Trade and Investment Partnership) es un tratado de libre comercio que está siendo negociado entre la Unión Europea y EEUU desde junio de 2013. El acuerdo busca bajar los aranceles, liberalizar nuevos mercados y armonizar la legislación entre ambas potencias

¿Quienes participan en las negociaciones?

  • La Comisión Europea, que tiene todo el poder negociador.
  • El Parlamento Europeo, que recibe información de las negociaciones a través de la Comisión Europea, quién decide qué información comparte y cuál no.
  • El Consejo Europeo, formado por los presidentes de los 25 países de la UE.
  • Lobbies Industriales o grupos de presión de la gran industria, son los principales actores en la política europea y en estas negociaciones. ¡Hay 30.000 personas dedicadas al lobbie en la UE!
  • La Sociedad Civil, grupos de ciudadanos, ONGs… Han conseguido sacar a la luz las negociaciones y obligar a la Comisión Europea a publicar algunos documentos.

Las negociaciones del TTIP se están realizando en secreto. La mayoría de textos permanecen ocultos, sólo algunos de ellos pueden ser consultados por los eurodiputados tras firmar una cláusula de confidencialidad. En estas negociaciones se habla de la mayoría de los sectores de la economía, desde productos químicos, comida, inversiones, servicios, contratación pública, etc.

¿Cuál es el objetivo principal del TTIP? Eliminar las “barreras” normativas al comercio, incluidas aquellas que tienen que ver con nuestros derechos y las normas y estándares de calidad, salud, medio ambiente, de denominación de origen, etc. Es decir, las normativas que nos protegen como ciudadanos y consumidores.

Qué es el TTIP
Manifestación contra el TTIP. Imagen: Global Justice Now

¿Qué riesgos tiene el TTIP?

Los partidarios del TTIP alegan que este tratado será una fuente de riqueza y de empleo. ¿Cómo? Suprimiendo aranceles, reduciendo y armonizando las barreras normativas.

Pero esta eliminación de estándares y de barreras normativas es lo que más preocupa. La Comisión Europea considera que “las medidas regulatorias constituyen el mayor obstáculo para incrementar el comercio y la inversión entre Estados Unidos y la Unión Europea”.

Así, el propósito no es reducir los aranceles sino modificar la regulación existente en las relaciones comerciales entre ambos espacios económicos, favoreciendo a las grandes empresas transnacionales que son las únicas interesadas.  Y como la cultura regulatoria y la protección no es igual a ambos lados del Atlántico, si se llegase a un acuerdo con EEUU lo más normal es que nuestra normativa fuera rebajada.

Las principales diferencias que existen en las normativas entre Europa y EEUU son las referidas a la alimentación, pesticidas, transgénicos, contaminación química tóxica o la extracción y comercialización de combustibles fósiles como el gas esquisto (fracking) o las arenas bituminosas.

Por último, el TTIP establecería la creación de un tribunal para las empresas extranjeras para demandar  a los gobiernos si éstas empresas consideran que sus inversiones se han visto perjudicadas por las leyes del país. Por ejemplo, una multinacional podría demandar a un estado de la Unión Europea porque éste decida subir el salario mínimo o mejorar una legislación medioambiental que le perjudique.

¿Afectará el TTIP al medio ambiente?

Sí, y no sólo porque la regulación medioambiental será modificada sino también porque el incremento del volumen de intercambio de bienes y servicios afectará al medio ambiente.

La propia Comisión Europea prevé un incremento de hasta 11 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono emitidas a la atmósfera. 

Además de unificarse (armonizarse) ambas normativas a la baja se prevé que se rompa el principio de precaución que existe en le UE, el cual obliga a las empresas a demostrar que los productos introducidos en el mercado son seguros. La industria propone basar la legislación en “ciencia fundada”, que supone que todo producto es inocuo hasta que se demuestre su peligro. Esto es lo que ocurre en EEUU donde muchas de las sustancias prohibidas en la UE, como el Brometalín o el Carbaril (considerados extremadamente peligrosos por la Organización Mundial de la Salud) están permitidos y son ampliamente utilizados. Otro ejemplo: hoy en día la UE bloquea más de 1200 sustancias que se podrían utilizar en cosmética, mientras que EEUU sólo bloquea unas 10.

Eliminar el principio de precaución supondría la entrada masiva de Organismos Genéticamente Modificados (OGM). También supondría la incorporación de sustancias prohibidas en la ganadería europea como la ractopamina (utilizada para el engorde porcino) o la somatropina bovina recombinante (fármaco comercializado por Monsanto para aumentar la producción de leche en vacas) o de prácticas como el lavado de pollos con lejía (para eliminar trazas de sustancias).

Además, la armonización de la regulación sobre prácticas que dañan al medio ambiente podría abrir la puerta al fracking en Europa.

Y hasta aquí mi “resumen” sobre el TTIP. Es un tema bastante complicado y muy extenso, pero si te apetece profundizar, te recomiendo que consultes los enlaces que dejo más abajo.

Más información:


¿En qué me afecta a mí el acuerdo comercial TTIP? El País
Página del TTIP de la Unión Europea
No al TTIP
TTIP leaks (inglés)
TTIP leaks (documentos en español)

Rut

Autora

Bióloga y bloguera, soy la mitad de Esturirafi. En búsqueda de una vida más sostenible y saludable.

Escribe un comentario

A %d blogueros les gusta esto: