Los bioplásticos no son la solución. Esta es la conclusión que he sacado después de leer artículos a favor y en contra de este nuevo material. En un primer momento los bioplásticos pueden parecer «la panacea»: un envase igual que el de plástico pero biodegradable o compostable. ¿Cuál es el problema?

Algunas empresas se están apuntando al uso del bioplásticos, que a pesar de ser más caros que el plástico tradicional pueden dar una imagen más «verde», pero, ¿es sólo greenwashing? En el post de hoy trataré de responder a estas preguntas: ¿Qué son los bioplásticos? ¿Hay diferentes tipos? ¿Son tan buenos como parecen?

Qué son los bioplásticos

Los bioplásticos son un tipo de plásticos derivados de fuentes de biomasa renovables como: grasas, aceites vegetales, almidón de maíz, desechos de alimentos… A diferencia del plástico tradicional fabricado a partir de petróleo.

Estos bioplásticos se utilizan para muchísimas cosas, como envases de alimentos, vajilla, pajitas, bolsas de la compra, etc. Existen muchísimos tipos y la industria del plástico tradicional está invirtiendo para pasarse poco a poco al bioplástico.

Tipos de bioplásticos

Existen muchos tipos de bioplásticos. Pueden estar hechos de ácidos polilácticos (PLA, por sus siglas en inglés) presentes en plantas como maíz y caña de azúcar, o de polihidroxialcanoatos (PHA) producidos a partir de microorganismos.

El PLA (maíz, caña azúcar) es el más utilizado por su bajo coste y abundancia de cultivos. Se utiliza sobre todo para hacer: envases de alimentos, botellas, cubiertos y tejidos.

Debido al problema que existe con los plásticos a nivel mundial, hay muchos investigadores intentando descubrir el mejor bioplástico y el más biodegradable. Ahora mismo existen bioplásticos hechos a partir de aguacate, de aceitunas, de jugo de nopal, de desechos de las fábricas de conserva, y uno muy interesante que se degrada en el mar.

Empresas como Lego también están empezando a investigar para fabricar sus piezas en bioplásticos, comprometiéndose a utilizar solo bioplástico a partir de 2030.

bioplásticos son la solución¿Son tan buenos los bioplasticos como los pintan?

 No hay una respuesta unánime a esta pregunta.  Podríamos decir que depende. Pero globalmente no son la solución al problema de los plásticos.

Los bioplásticos necesitan (muchas veces) un proceso de fabricación complejo, con sus fábricas y contaminación similar a la que podemos encontrar en la fabricación del plástico convencional. Aunque los bioplásticos tienen una ventaja: que no derivan del petróleo, así que su impacto medioambiental en este sentido es más bajo.

Otro problema de los bioplásticos es que la mayoría proceden de alimentos como el almidón de maíz (este bioplástico es el más común, un 50% del global). Es decir, que para fabricar este tipo de bioplástico necesitamos cultivos con sus consiguientes fertilizantes (nitratos y fosfatos) que acaban en ríos y lagos produciendo lo que se llama eutrofización y acificación del medio. Ya no hablamos del gasto de agua, claro. Además que en un planeta con problemas de hambre, estamos destinando parte del cultivo de maíz para fabricar envases…

¿Los bioplásticos son compostables?

Otra pega que le veo a muchos bioplásticos es que en teoría son compostables pero en realidad no es del todo cierto. Sí que es verdad que hay bioplásticos inventados que se biodegraden y composten al 100%, pero los que encontramos comúnmente en el mercado en forma de bolsas de basura o de la compra sólo se pueden compostar en condiciones industriales. Es decir, no se puede compostar en tu compostadora casera o en una urbana como las que tenemos aquí en la provincia de Pontevedra.

La mayoría de bioplásticos tampoco se biodegradan en el mar como un azucarillo, tardan mucho tiempo y también se descomponen en micro(bio)plásticos…¿ qué consecuencias tendrán? El tiempo dirá.

Esto genera un problema en la gestión de residuos, porque… ¿donde tiraríamos un envase de bioplástico?  Como es un envase debería ir al contenedor amarillo, pero en realidad no hay mecanismos para reciclar todos los tipos de bioplásticos que existen en el mercado.

bioplásticosConclusión

Los bioplásticos son una buena idea, pero también puede ser una buena estrategia de  greenwashing  para grandes marcas que utilizan el prefijo «bio» delante de plástico y lo reverdecen. Creo que el I+D debe avanzar mucho más en este tema, hasta conseguir un bioplástico realmente compostable (en casa) y biodegradable.

Pero lo esencial es evitar los envases de plástico, primar los de papel o cartón, vidrio y si podemos comprar todo lo posible a granel con nuestras bolsas de tela. Cuando no queda otra que comprar algo de plástico duradero como un electrodoméstico, móvil, ordenador… poner por delante la calidad y durabilidad de los productos y si compras de segunda mano mejor.

Como ves, esto de los bioplásticos es algo complejo. ¿Son malos? si y no ¿Son buenos? si y no. Son mejores que el plástico derivado del petróleo, pero no son la solución al problema. Son un parche que mal utilizado puede generar otro problema más.

Autora

Bióloga y bloguera, soy la mitad de Esturirafi. En búsqueda de una vida más sostenible y saludable.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It