Viaje México, Yerbabuena y Buen Vivir. Cuando digo que viajes Hacia lo Salvaje México es viajar poniendo la vida en el centro algunas personas no lo entienden. Si a ti también te pasa, es normal, muy normal, y es que este tipo de viajes no son muy convencionales.

Y por eso lo vamos a aterrizar con un ejemplo en el podcast. Te traigo un pedacito de nuestro viaje a México de la mano de una de las guardianas de la tierra que nos acompañará en esta aventura para sembrar, tejer y sentir con nuestras hermanas de tierra en sororidad.

Te presento a María Concepción Espinosa Chamorro

Es una de nuestras guardianas de la tierra en el viaje Hacia lo Salvaje a México y aunque su acento te haga sospechar en cuanto la escuches, es de Granada.

Comenzó a hacer teatro aquí, en España, su tierra natal, para luego estudiar artes plásticas y danza contemporánea entre Berlín, Barcelona y Nueva York.

Se licenció en Antropología por la Universidad de Veracruz, en México y paralelamente se formó como terapeuta Floral y facilitadora de Resonance Repparterning. Además, tiene una amplia experiencia en el uso y capacitación en herbolaria y otras terapias alternativas.

Concha cree firmemente en la naturaleza como uno de los medios más sanadores y educativos y, como la interrelación que tenemos con todo lo que nos rodea, influye en nuestro bienestar y viceversa.

Y quizá por todo esto terminó viviendo en la Yerbabuena, un proyecto ecológico familiar que forma parte de la Ecoaldea Tierra de Niebla donde vive en comunidad junto a otras familias inspirados por el proyecto de la Cooperativa Las Cañadas pionera en México en la vivienda colaborativa.


¿Dónde está la Yerbabuena? ¿Qué es exactamente?

Es un rancho, pero uno quizá muy diferente del que se te pueda venir a la cabeza.

Verás.

Está ubicado en un lugar idílico, en mitad de un bosque de niebla, lo que viene siendo un bosque mesófilo de montaña.

 Un rincón realmente extraordinario ya que sólo hay un 1% de estos bosques en el planeta, repito, un 1%. 

«Es un bosque donde se junta el clima ártico con la selva amazónica. Esos dos climas confluyen y hacen que sea como si fuera una jicarita, un cuenquito. Todo está preparado para recibir el agua. Es un ecosistema muy biodiverso, con muchísimas bromelias, orquídeas, helechos arborescentes…»

Aquí, en mitad del estado de Veracruz, Concha, su esposo Ale y sus hijos, Julia y Gabo, decidieron asentarse en búsqueda de una vida más sana y plena, en armonía con la naturaleza.

De hecho, la Yerbabuena está diseñada y bioconstruida para ello, no en vano Ale, el marido de Concha, es experto en tecnologías ecológicas de construcción y ecotecnias.

la yerbabuena
La Yerbabuena

Tiene una vivienda central con un patio central desde donde nacen ocho espacios concéntricos: una entrada/vestíbulo, la cocina/comedor, una sala de estar, el baño/vestidor, un estudio, y tres dormitorios.

Los materiales de construcción van desde materiales de desecho como botellas de vidrio o trozos de cerámica hasta la tierra donde tiene sus raíces, yeso o el bambú.

Eso sí, lo mejor, sin duda, es el rincón favorito de Concha, pero eso, te lo dejo que lo escuches por ti misma en el podcast para que te visualices allí y me cuentes qué tal, qué se siente.


¿Y lo del buen vivir?

A Concha le pregunté por  cómo se lleva eso de vivir en medio de la naturaleza más exuberante , cómo gestionaban la alimentación, la educación de los más peques, en definitiva, cómo es su día a día.

Y la respuesta, como ya imaginarás, da para largo, la tienes a partir del minuto 11:10 donde Concha habla desde como cubren sus necesidades más básicas, como la alimentación o cuidar los caminos, hasta cómo han conseguido maternar en comunidad o establecer procesos asamblearios o de celebración.

El resumen es que todo gira entorno al concepto de buen vivir y del sentido comunitario que en México ya se lleva practicando desde hace mucho tiempo. Y de ahí que Concha mencione prácticas como el tequio o el mano vuelta, que básicamente son trabajos colectivos que se hacen por el bien de la comunidad sin buscar un beneficio económico a cambio.


¿Puedo ir a ver a Concha y pasar unos días en la Yerbabuena?

Sí.

Y esto me lleva al principio de este artículo, este es el objetivo de los viajes Hacia lo Salvaje. Que descubras iniciativas como la Yerbabuena.

Que visites, dialogues y colabores con Concha y su familia para demostrar y demostrarte que otra vida es posible frente a este modelo depredador.

¿Se entiende ahora mejor eso de viajes que ponen la vida en el centro?

Te cuento un poco más.

 En la Yerbabuena pasaremos unos días donde nos sumergirnos en esta reserva protegida del bosque de niebla de Veracruz. 

Con Concha caminaremos por el bosque, aprenderemos del uso de las plantas medicinales, conectaremos con nuestra esencia y aprenderemos a vivir en armonía con nuestra naturaleza y la que nos rodea.

La guinda del pastel será el temazcal, algo que también menciona Concha en el podcast.

Y esto es sólo un par de días de los 13 que tenemos planeados donde podrás conocer a más guardianas de la tierra con iniciativas maravillosas que son fuentes de inspiración.

Pero no me enrollo más, te dejo con Concha.

Dale al play para conocerla un poco y para tener itinerario completo del viaje Hacia lo Salvaje “México y las guardianas de la tierra” apúntate a la newsletter en hacialosalvaje.net

También puedes escucharlo en:

IVOOX – SPOTIFY – APPLE PODCASTS – YOUTUBE

 

Si quieres saber más te espero en hacialosalvaje.net

Ana Cortés Luengo

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It