Las algas están más presentes en nuestra vida de lo que imaginamos, su uso está muy extendido en la industria alimentaria, en agricultura, cosmética y medicina.

En ocasiones las algas son consideradas “basura” cuando están en las playas, pero como dice Marina Gómez: “Una playa con algas no es una playa “sucia” sino una playa “sana”. (Lee la entrevista completa que le hicimos a Marina aquí).

El mayor productor, exportador y consumidor de algas del mundo es Japón, donde las algas llegan a suponer el 25% de su dieta. En Europa, Galicia es una de las mayores huertas submarinas.

Las algas son consideradas un “superalimento” ya que proporcionan un alto valor de nutrientes pese a usarlas en pequeñas cantidades.

¿Qué es un alga?

La definición dice que un alga es cada una de las plantas talofitas, unicelulares o pluricelulares, que viven de preferencia en el agua, tanto dulce como marina, y que, en general, están provistas de clorofila acompañada a veces de otros pigmentos de colores variados que la enmascaran. El talo de las pluricelulares tiene forma de filamento, de cinta o de lámina y puede ser ramificado.

En resumen, las algas son organismos que pueden realizar las fotosíntesis y que normalmente viven bajo el agua.

Las algas marinas se clasifican en tres grandes grupos: algas pardas, rojas y verdes. Además, también se clasifican por su tamaño en macroalgas y microalgas.
También se pueden diferenciar las algas silvestres de las cultivadas.

Cultivo de algas en Tanzania. Fuente: Wikipedia

 

Usos de las algas

Las algas marinas se han utilizado como alimento desde la antigüedad, especialmente en China, Corea y Japón. En España, no hay tradición de consumo de algas, aunque en los últimos años se han ido introduciendo poco a poco.

Además de como alimento, las algas marinas también son fuente de hidrocoloides, que les dan flexibilidad. Éstos se utilizan como espesantes para alimentos como los helados, pasta de dientes, cosméticos, champú, alimentos para animales, comidas para bebés, derivados lácteos, cremas, sopas de preparación instantánea y muchos otros productos. Los hidrocoloides más conocidos son el alginato, el agar-agar y la carragenina.

Otros usos de las algas los podemos ver en Galicia desde hace muchísimos años, dónde se utilizan como abono para los cultivos por su alto contenido en fibra y minerales.

La demanda de algas ha aumentado muchísimo estos últimos años hasta llegar a las 15,8 millones de toneladas en el año 2010. Por ejemplo, el consumo de algas en Japón es de 14,3 g/día por adulto.

Propiedades y beneficios de las algas

Las algas o “verduras del mar” son un alimento de alto valor nutritivo, que proporcionan gran cantidad de vitaminas y minerales.

La composición química de las algas depende de la especie, lugar de cultivo, condiciones atmosféricas y periodo de recolección. Desde un punto de vista nutricional, las algas son muy interesantes por su alto contenido en fibra alimentaria (33-50% peso seco, incluso mayor que frutas y hortalizas más comunes).

Son una fuente importante de proteínas (pardas 5-24%; rojas y verdes 10-47%) y tienen un bajo contenido en grasas (1-2%).

Son muy ricas en minerales (8-40%), dentro de los que se incluyen macronutrientes como el sodio, calcio, magnesio, potasio, cloruro, sulfato, fósforo y micronutrientes como yodo, hierro, zinc, cobre, selenio, molibdeno, fluoruro, manganeso, boro, níquel y cobalto entre otros. El contenido en minerales es muy elevado en comparación con los vegetales terrestres.

Se ha comprobado que las algas marinas presentan en su composición química cantidades apreciables de compuestos antioxidantes, como los ácidos grasos insaturados, clorofila y carotenoides; compuestos hidrofílicos como polifenoles y vitamina C.

Wakame deshidratado que utilizamos para la receta de trigo sarraceno con wakame.

¿Cómo puedes utilizar las algas en cocina?

Además de ser sanas y nutritivas, las algas tienen sabores, texturas y colores que las hacen muy versátiles en la cocina. Algas como el espagueti de mar, wakame, nori… cada vez son más comunes en la estanterías de los supermercados. Puedes encontrarlas deshidratadas, en conserva, en polvo, en paté…

En la gastronomía gallega, durante los últimos años se ha popularizado su consumo, especialmente para su uso en empanadas, ensaladas, revueltos… Sus posibilidades culinarias son muy variadas ya que se pueden incorporar en platos dulces y salados.

Nosotras nos animamos hace poco a publicar una receta con algas: Trigo sarraceno con wakame.

Y hasta aquí nuestro resumen de las propiedades y beneficios de las algas, como conclusión podemos decir que las algas son un alimento muy saludable y deberíamos incorporarlas a nuestra dieta.

Y tú ¿Te animas a probarlas? ¿Ya forman parte de tu dieta?

Fuentes de información

Tesis Doctoral “Evaluación nutricional y propiedades biológicas de algas marinas
comestibles. Estudios in vitro e in vivo”. Eva Gómez Ordóñez
Perspectivas para la producción de algas marinas en los países en desarrollo. FAO

Nahir y Rut

Autora

Siempre aprendiendo algo nuevo. La mitad de Esturirafi, escribo sobre vida saludable y moda sostenible.

7 Comentarios

  1. ¡A mi me encantan! La ensalada de alga hijiki está buenísima, la de alga nori también, el wakame, el espagueti de mar… Además son muy fáciles de incorporar, como mencionas: en ensaladas, revueltos, empanadas. Algunas como la chlorella la hay deshidratada y se puede echar en batidos y zumos 😉

    ¡Un beso!

  2. Estoy como vosotras intentando incorporarlas a mi dieta, de momento estoy probando en ensaladas con Wakame, que están riquísimas y además son de vuestra tierra 🙂

    Besos

  3. Yo a pesar de que me gustan no puedo comerlas mucho, ya que su algo contenido en yodo puede interferir con la medicación para la tiroides y esto hace que las personas con problemas de tiroides tengamos que consultar a nuestro médico si puedenos consumirlas y en que cantidades. Pero si puedo usarlas de otra forma, ya que uso un jabón natural de algas marinas que me ayuda con la retención de liquidos. También puede ser usado para reducir la celulitis. Os dejo el enalce aquí por si os interesa: http://mundonatural.es/jabones-naturales/22-jabon-algas-marinas.html

  4. Uy! concuerdo con las delicias que nombra Desirée 🙂 Además también del agar-agar que sirve como sustituto de la gelatina, y lo que lo hace aún mejor, es que mantiene su consistencia a altas temperaturas… yo lo uso mucho para hacer quesitos veganos 🙂 ¡Saludos!

Escribe un comentario

A %d blogueros les gusta esto: