Septiembre es un mes de inicios: nuevo curso, nueva rutina, nuevos propósitos… ¿Está empezar a practicar yoga en tu lista? Posiblemente, si nunca has practicado yoga, tengas ciertas ideas equivocadas de: “como tienes que ser para empezar…” ¿Tengo que ser flexible?¿Vegetariana? ¿Mística? ¿Hippie?…

Cada mes invitamos a nuestro blog una experta en un tema en concreto. Este mes de de septiembre Lidia de Yoganímate se asoma a Esturirafi para hablar de yoga, desde un nuevo punto de vista. ¿Qué relación tiene el yoga con el cuidado del Planeta? ¿Cómo puede despertar una conciencia sostenible la práctica de yoga?

Un post que te hará reflexionar tanto si nunca has practicado yoga como si llevas años.  A mi me ha hecho viajar en el tiempo. Recordar mis inicios en el mundo del yoga y todo el camino recorrido hasta el punto en el que me encuentro ahora.

¿Se puede hacer yoga y pasar del Planeta?

 

Hola, me llamo Lidia y practico yoga. Como si de una reunión de adictos se tratara. La siguiente pregunta en la mente de los asistentes, el 90% de las veces, será: “¿eres vegana/vegetariana?”. Si me dieran un 1€ cada vez que he escuchado algo así…

Estamos en Septiembre, una de las dos épocas del año en que nos lanzamos en masa a hacer cosas nuevas. Quizá te hayas planteado comenzar con el yoga, y aquí vienen las dudas existenciales o comentarios escuchados en múltiples ocasiones: “¿tengo que hacerme vegano?”, “¿allí sois todos unos hippies?”, “¿puedo ir si no me declaro como ecologista?”, etc.

Vamos a hablar claro, se puede hacer yoga y pasar por completo del planeta. Cuando vas a apuntarte nadie te pregunta si conoces el estado del Lince Ibérico o las toneladas de basura que produces al cabo del mes.

Como profesora y continua estudiante de yoga, he visto mil y una cosas. Entre ellas, ese miedo o recelo con el que se mira a los que comentamos que practicamos. Y si ya dices que eres vegetariano o vegano, te mirarán como aquel que mira a un unicornio. Como si fueras un ser mágico venido de otro mundo, capaz de realizar proezas como ir a comprar con su propia bolsa a granel o vivir sin carne por elección propia.

Pero esto, son solo prejuicios y desconocimiento.  El hecho de practicar yoga, lejos está de convertirte en el mayor ecologista de la historia.  Tampoco provocará que te hagas vegano. Puedes practicar durante años sin serlo y sin conocer que son todos esos términos modernos: vida slow, mindfulness, zerowaste…

Hay muchas ideas preconcebidas, esas que dicen que toda persona practicante de yoga es un ecologista en potencia, vegano, un “rastas” o ya lo que me mata, viejo. Desmontemos esos mitos. Porque sí amigo, se puede hacer yoga y pasar por completo del planeta como ya dije al principio.

https://www.instagram.com/p/BjExckilOLu/?taken-by=yoganimate

¿Por qué hay tantos veganos/vegetarianos o personas concienciadas con el planeta que practican yoga?

Bueno, vayamos poco a poco. Si te apetece probar algo nuevo este nuevo curso y mejorar tu salud física, ve a yoga. Entra en la sala y haz tu trabajo. Hay personas que se quedan ahí.

Ahora, en las salas de yoga debería haber un prospecto como el de los medicamentos con los efectos secundarios. Uno así en grande que pusiera tipo: “Hacer yoga puede producir efectos positivos sobre tu salud física y mental o la de los que estén a tu alrededor, y darte ganas de cuidar más el entorno”.

¿Por qué? La práctica del yoga te lleva al autoconocimiento, aprendes sobre cómo eres y cómo está tu cuerpo. Lo cual puede ser el punto de partida. Se dice que aceptar nuestra verdadera naturaleza es lo que nos dará fuerza e impulso para avanzar.

En yoga, podremos encontrar encontrar fuerzas para cambiar lo que esté en nuestra mano, paciencia para aceptar lo que no podamos cambiar y sabiduría para aprender a discernirlo.

Cuando estas cosas resuenan en tu mente, empezarás a querer realizar cambios.  Despertará en ti una conciencia. Comienzas a ver tu cuerpo como tu primera casa, ese lugar donde habita tu ser.   Y seamos sinceros, ¿meterías basura en tu casa? Así que empiezas a comer mejor, a preguntarte de dónde viene aquello que entra en tu hogar, cómo se producen las cosas que lo cubren y qué puedes hacer para que esté mejor. Esa inquietud con el tiempo se amplía, en tanto en cuanto tú la dejes avanzar.

Llegados aquí, he de decirte que te habrás convertido en un pequeño unicornio.

Sí, aquel mágico ser que mirarán con cara de sorprendidos todos aquellos que no tengan ni la más remota idea de lo que les hablas o haces. Aunque tengo que decirte algo, cada vez somos más unicornios. Así que deja los juicios a un lado y permite que cada cual lleve su proceso. Siempre he pensado que se enseña más con el ejemplo, que con la exigencia y la imposición. Ninguno somos mejores que otros, solo que algunos todavía siguen dormidos, algo así como lo que ocurría en la película Matrix.

Como ya hace años dijo alguien a quien respeto:

“Creo que estamos siendo testigos de un momento histórico, en el que el enorme peligro del destrozo del medio es tan evidente, que tenemos que entrar en una nueva responsabilidad con respecto al futuro.” (Cesar Manrique, 1987).

Vivimos en un tiempo que requiere cambios, que necesita que avancemos y cuidemos nuestra casa. Por eso, cuando Rut y Nahir, me ofrecieron la posibilidad de escribir un post en su web, tuve ganas de saltar y gritar a los cuatro vientos. Ellas llevan adelante un proyecto que nos ayuda a ir recorriendo el camino del cuidado y la consciencia, a darnos cuenta que las cosas son más fáciles de lo que creíamos. Por que al final, poco importan las palabras y más nuestros actos.

Ah! Y esto no es nuevo, que yo crecí viendo a mi abuela hacer jabón en la casa de campo con el aceite usado, y observando como mi abuelo cultivaba tomates sin necesitar 5 frascos de químicos. Así que tampoco estamos inventando nada, al contrario, estamos volviendo a las raíces.

Desde Yoganímate te animo a entrar en una clase de yoga, seas como seas. Porque con ello empezarás a cuidarte de forma natural. Y cualquiera que se abra a esto, descubrirá un mundo nuevo del que quizás desee formar parte.

Te invito a cuidarte a ti y el entorno que nos rodea. Ya sea empezando por llevar tu propia bolsa de tela a comprar, por usar un champú sólido, dejando de comer carne varios días a la semana o evitando acumular ropa en casa sin sentido. Olvida las etiquetas, poco importa como te llamen, importa lo que hagas tú con tus elecciones. Da un paso y conviértete en un unicornio.


Muchas gracias Lidia por compartir con nosotras esta reflexión. El yoga y el cuidado del planeta están más relacionados de lo que pensábamos. Ahora está en tu mano como aplicas el yoga. Lo puedes limitar a las dos horas de clase a la semana o a toda tu vida. ¡Tu eliges!

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It

A %d blogueros les gusta esto: