Una vida zero waste. ¡Ese es el objetivo!: reducir los plásticos, reducir la basura e incluso reducir nuestras pertenencias. Pero… ¿Por dónde empezar? ¿Cómo conseguir todos esos objetivos? ¿Tengo que comprar muchas cosas? ¿Es muy caro?…

Al principio puede parecer complicado y abrumador. Por eso hemos pedido ayuda. En 2019 vais a leer muchas entrevistas en Esturirafi hablando sobre: Zero Waste. Estamos contactando con todas las personas que nos inspiran, para que compartan con nosotras: su experiencias, motivaciones, consejos y reflexiones sobre el estilo de vida zero waste.

Los primeros entrevistados son Tessa y David, un matrimonio español, que vive en Alemania y que comparte a través de  Instagram y el blog «Living Zero Waste. Sin huella y con mochila» su estilo de vida sin residuos. Viajeros y amantes de la fotografía nos dan mucha información útil e inspiradora en esta entrevista: ¿Cómo empezó todo? ¿Es más fácil ser zero waste en España o Alemania? ¿Cuál es el kit básico de una casa sin residuos?… 

Entrevista: Living Zero Waste

picnic zero waste¿Cómo empezó todo? ¿Qué os motivo a comenzar un estilo de vida sin plástico?

En nosotros, esta forma de pensar, de ser, nunca tuvo una fecha de inicio. Porque siempre hemos pensado que el mundo necesita personas que quieran dar su tiempo y esfuerzo para hacer algo mejor. Desde adolescentes, hemos sido así. Por eso, cuando nos conocimos la primera semana de carrera y nos dimos cuenta de que nuestros objetivos y formas de ver el mundo eran la misma, fuimos mejorando juntos.

Nuestra visión de mejorar el mundo no empezó reduciendo el plástico, si no ofreciendo nuestro tiempo en ser voluntarios en una protectora, Ayuda Animal en Murcia.

Poco a poco, fuimos evolucionando y empezamos adentrarnos en el minimalismo, en simplificarlo todo: relaciones personales, ideas, nuestra relación, las posesiones materiales. Y fue cuando nos casamos, en 2016, y que nos fuimos a vivir a un apartamento de 40 metros cuadrados, cuando todo cobró más sentido: en cuanto menos cosas, más espacio. Y, de  lo que más espacio ocupaba en casa eran los residuos. ¡Teníamos una basura de 60L solo para el plástico! 

Nos pusimos a hablarlo y había que tomar medidas. Entonces decidimos reducir poco a poco. Nos costó un año buscar alternativas, terminar envases, reponer cosas que se rompían, aprender, leer, entender…

Ahora, es algo tan rutinario que no tenemos que pensar dos veces, no nos cuesta nada. Pero para nosotros es mucho más que un estilo de vida, es una filosofía de decrecimiento personal. Aceptar lo que puedes cambiar, y lo que no. Entender que hay muchos caminos para alcanzar la misma meta y aprender de otras personas, porque no es un movimiento en solitario, si no un cambio social.


¿Es más fácil ser Zero Waste en Alemania o en España? ?Qué diferencias encontráis?

Alemania es un arma de doble filo, como solemos decir, nunca hay nada blanco o negro y no hay que envidiar lo que no se conoce porque no sabemos cuál es el precio real. En el caso de Alemania, hay que resaltar que tienen un sistema de separado de residuos mejor y que casi todo el vidrio es retornable. Además, cada vez hay más tiendas sin envases y poco a poco se va asentando el Zero Waste en el país.

Sin embargo, el reciclaje ha sido un tema muy hablado en Alemania ya que mucha gente cree que con reciclar es suficiente. Es uno de los países de la EU con mayor producción de residuos plásticos y de los que más exporta a Asia para su posterior trasformación e incineración. Es por eso, que aunque están a la cabeza en términos ecológicos, aún hay un largo trecho por mejorar.

 España tiene mucho potencial  desde nuestro punto de vista, pero nos falta la educación y la difusión del movimiento. Es mucho más fácil adquirir fruta y verdura km 0 y nuestros padres y abuelos ven el zero waste como una forma de volver a su infancia. Es verdad que en algunos aspectos, estamos por detrás de Europa, pero no creemos que sea un salto insalvable.

Por ello, hay que promover y visualizar este estilo de vida, tanto a ciudadanos como a los gobiernos, y votar a partidos que apoyen esta decisión. Sobre todo, hay que resaltar, las ventajas económicas de disminuir los residuos y necesidades.


¿Cuáles son vuestros básicos para una vida sin residuos?

Nosotros somos extremadamente simples, este es un resumen de los productos que usamos todos los días, que nos eliminan la mayor parte de residuos:

  1. Cuarto de baño: champú y gel sólidos, desodorante sólido, cepillos de bambú y pasta de dientes de aceite de coco.
  2. Compra: bolsa de tela, tarros de vidrio y wraps.
  3. Trabajo: botella rellenable, tupper de vidrio y servilletas de tela.
  4. Menstruación: copa menstrual y compresas de tela.
  5. Casa: jabón de Aleppo, luffah, servilletas y paños de algodón y limón y vinagre para limpiar.
  6. Colada: bicarbonato y vinagre.

Hay más cosas que tenemos para reducir, pero esto es un pequeño resumen, que creemos que podría ser el kit básico de una casa sin residuos.


¿Hay algún producto que todavía no hayáis conseguido sustituir?

Claro que sí, porque no existe ni buscamos la perfección.  Nuestra idea es disminuir bajo una meta real, si quisiéramos ser cero residuos, no hemos nacido en la época correcta.  Para empezar tenemos dos gatos que necesitan pienso, y este viene envuelto en plástico.

En ocasiones se rompen cosas por casa que necesitan un reemplazo, y no hay alternativa sin plástico. Siempre miramos formas de conseguirlas de segunda mano o sin plástico, pero a veces no hay opción.

Otro ejemplo sería nuestros grandes hobbies: los viajes y la fotografía. El primero es inevitablemente contaminante. Los desplazamientos, sobre todo en avión, producen grandes residuos al igual que el impacto turístico. Por el segundo, a veces compramos complementos que vienen en plástico (objetivos de cámara, trípode). Lo que hacemos para compensar es, crear el menor impacto mientras viajamos y reducir nuestra huella de carbono el resto del año.

Por último,  en todo aquello relacionado con la salud no reducimos plásticos . La prevención y cuidado de la salud es zero waste, los tratamientos preventivos (por ejemplo, vacunas) reducen a la larga la incidencia de enfermedades, y por ende, el plástico necesario en el tratamiento de éstas.


Ser Zero Waste es caro. Esta es una de las excusas más recurrentes para no empezar… ¿Qué opináis?

En nuestro caso, completamente al contrario. Incluso viviendo en Alemania, que todo es un poco más caro, hemos notado un ahorro considerable. Al principio tendemos a agobiarnos con lo nuevo porque vemos que hay que comprar muchas cosas para vivir así. Pero no es verdad. Se trata de reutilizar lo que tenemos en casa, de encontrar cosas de segunda mano o de invertir en calidad.

Esta excusa viene dada sobre todo porque en tiendas locales los precios son mayores que en multinacionales. Pero  hay que entender que una parte del zero waste es invertir en pequeñas empresas y evitar enriquecer siempre a los mismos , de esa forma financias a personas con tu filosofía de vida. Además, cuando compramos productos de buena calidad, nos duran más tiempo y hay que reemplazarlas menos veces.

En estos años que llevamos viviendo sin plástico, no solo vivimos mejor si no que ahorramos más, por ende, podemos invertir en aquello que nos apasiona.

Nuestro consejo es que te lo tomes con tiempo, que cambies o reemplaces poco a poco y que no tires las cosas solo porque sea de plástico.


¡Muchísimas gracias por todas vuestras respuestas! Esperamos que esta entrevista os haya gustado tanto como a nosotras. Podéis seguir a Tessa y David en su cuenta de Instagram | Living Zero Waste.

Si queréis leer más sobre zero waste os invitamos a daros una vuelta por la categoría Residuo Cero, en la que hemos reunido todos los post sobre el tema. También puedes leer:

 

Autora

Siempre aprendiendo algo nuevo. La mitad de Esturirafi, escribo sobre vida saludable y moda sostenible.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It