Hoy tenemos el placer de entrevistar a Nina Benito de Orgànics Magazine. El primer magazine de España sobre cosmética natural y ecológica, moda sostenible, real food y mucho más. Conocemos a Nina desde que lanzó su primer proyecto «El Blog de Nina Benito». Todavía recordamos un post que nos marcó «El Engaño de lo natural» un análisis en profundidad de los engaños en el mundo de la cosmética. ¿Cómo diferenciar un cosmético ecológico y natural de otro que no lo es?

En esta entrevista Nina profundiza en términos que actualmente están en boca de todos y sobre los que hay mucho debate:  «Cosmética sin tóxicos»-«Quimiofobia» – «Químicos tóxicos». Aportando un poco de luz sobre todos estos términos.

¿Cuando y cómo nace Orgànics Magazine? ¿Quienes forman este proyecto?

Orgànics Magazine nace a principios de 2016, pero es una evolución de elblogdeninabenito.

En 2013, tras un duro embarazo y el cierre de la fundación para la que Nina trabajaba, decidió crear un blog para compartir todo lo que había aprendido sobre tóxicos mientras estaba de reposo en su embarazo e investigaba sobre los cosméticos para su bebé.

Nina es una apasionada de la investigación periodística y sus artículos sobre parabenos, siliconas, colorantes tóxicos y otros ingredientes tóxicos presentes en la cosmética convencional hicieron que el blog creciera y, con él, las horas de investigación y dedicación al mismo.

En 2016 decide hacer de este hobby a tiempo completo un trabajo y para ello cuenta con la ayuda de Dolo, su hermana mayor, Enóloga e Ingeniera Técnico Agrícola que se encarga de hacer catas de vino, de aceites y las recetas del blog. Aunque en estos momentos Dolo se ha apartado un poco del proyecto para centrarse en su carrera, continúa siendo un valioso apoyo para Orgànics-Magazine.


¿Qué tipo de información vamos a encontrar en Orgànics Magazine?

 Pues los artículos que más nos gusta elaborar son los que se centran en los tóxicos y donde aportamos información científica. Porque creemos que sin información la libertad de elección solo es un espejismo y en estos momentos los productos convencionales contienen muchos tóxicos que están en el punto de mira sin que nadie se atreva prohibirlos por las implicaciones económicas que ello tendría y por la presión de las empresas.

Desgraciadamente esto nos deja a los ciudadanos convertidos en laboratorios andantes, con cosméticos tóxicos como los desodorantes con clorhidrato de aluminio, ingrediente altamente vinculado con el desarrollo del cáncer de mama. Pero con el pequeño problema de que sus efectos no son una acción-reacción, sino que en la aparición de la enfermedad influyen otros muchos factores de los que se sirve la Unión Europea para afirmar que hay datos insuficientes para su prohibición. Dando al traste con el propio principio de precaución de la Unión Europea que establece que si hay sospechas fundadas de que un ingrediente es tóxico para la salud humana o el medio ambiente, éste debe ser retirado aunque la relación causa-efecto no haya sido establecida en su totalidad. Precisamente porque es un principio precautorio.

Muchas veces se nos acusa de ser alarmistas, pero cuando tienes los datos en la mano te das cuenta de que no es alarmista, de que algo estamos haciendo muy mal y la respuesta no está en nuestros genes.

Cosmética con tóxicos

Queremos aclarar que cuando hablamos de cosmética con tóxicos, hablamos de cosmética que contiene ingredientes catalogados por la Unión Europea como tóxicos. Es decir, que son carcinogénicos, mutagénicos, tóxicos para la reproducción, sustancias persistentes, bioacumulables y tóxicas (PBT). Muy persistente y muy bioacumulativa (vPvB), disruptor endocrino para el medio ambiente, disruptor endocrino para la salud humana, que tiene propiedades sensibilizares respiratorias para la salud humana, toxicidad específica en determinados órganos tras exposiciones repetidas o un grado de preocupación equivalente que tiene probables efectos graves para la salud humana.

Esos son los tipos de toxicidad que reconoce la UE y la ECHA (la agencia de químicos de la Unión Europea) elabora listas de ingredientes preocupantes que se van añadiendo a esa lista, sin que su dictamen sea vinculante para su prohibición por parte de la UE. Mucho científicos abogan por la inclusión de muchas más sustancias en virtud del principio de precaución. Sustancias de las que se sospecha tienen amplias implicaciones en la salud humana y ambiental, pero los procesos son muy lentos, demasiado.

 La cosmética con tóxicos, para nosotras, es aquella que usa ingredientes a los que multitud de estudios les atribuye una o varias de las características tóxicas definidas por la ECHA . Los parabenos, el clorhidrato de aluminio, las siliconas, los ingredientes etoxilados, los PEG, el EDTA y el resto de etanolaminas (MEA, DEA, TEA), el fenoxietanol, las isothiazolinonas…

Por el contrario, la cosmética sin tóxicos es aquella que no usa ninguno de estos ingredientes.

Para que os hagáis una idea de lo que hablamos, en 2017 el consumo y producción de químicos tóxicos en la UE (catalogados y definidos así por la Unión Europea puesto que los datos son suyos), fue de 219 millones de toneladas. Eso dicho así no es nada. Pero si esos tóxicos los pusiéramos en piscinas olímpicas, una tras otra, podríamos ir nadando desde Finisterre hasta Ottawa (en Canadá), atravesando todo el océano Atlántico. Eso solo en un año y en el seno de la UE que no es, ni de lejos, el continente que más tóxicos produce y consume.

Más aún,  la propia agencia del químicos de la Unión Europea, el REACH afirma que del 99% de los químicos que se producen tenemos pocos o ningún dato , y que solo el 3% de los químicos que se producen en grandes cantidades, y por ello son químicos que están muy presentes en nuestra vida, han sido analizados.

Si yo te dijera que una compañía de aviones solo ha revisado el 3% de sus aviones ¿Volarías en ella? O algo mucho más trivial. Si un restaurante solo tuviera un 3% de opiniones buenas ¿reservarías mesa en él? Entonces ¿por qué estamos rodeados de químicos de los que solo el 3% ha sido evaluado?

Y aquí he de volver a hacer un alto.

Cuando hablo de químicos lo hago en palabras de la Unión Europea.

En Orgànics Magazine nos parece una aberración hablar de cosmética sin químicos cuando nos referimos a la cosmética natural o ecológica.  Porque todo en esta vida es química.  De hecho, la cosmética natural, dado que está compuesta por ingredientes vivos, es una laboratorio de química en sí. Por eso, en Orgànics Magazine usamos las palabras químicos tóxicos o ingredientes sintéticos, según a lo que nos queramos referir.

Y tampoco creemos que todos los ingredientes de síntesis sean malos. Solo estamos en contra de aquellos sobre los que pesa más que una sospecha de ser tóxicos para nuestra vida.

Pero más aún. Hay determinados ingredientes usados en cosmética que se usan en el campo médico con excelentes resultados. Por ejemplo, los polietilénglicoles (los PEG) son ingredientes que muchos estudios catalogan como tóxicos porque pueden llevar trazas de Óxido de Etileno, un ingrediente catalogado como Grupo 1, probado carcinógeno para le ser humano por la IARC, la agencia de la OMS sobre el cáncer.

De hecho es un ingrediente terminantemente prohibido en cosmética, pero sus trazas pueden estar (no vamos a entrar ahora en ese punto de cuántas trazas conforman un ingrediente). Sin embargo, esos mismos PEG se han demostrado útiles en afecciones renales según determinados estudios, lo cual nos parece maravilloso y no tendríamos ningún reparo en tratarnos con ellos médicamente, pero ¿es necesario que las cremas, maquillajes, geles y champús tengan esta sustancia?

 Para nuestros artículos contamos con fuentes fiables, con estudios científicos de primer orden. Con investigaciones de las principales instituciones gubernamentales.  No nos los sacamos de la manga ni promovemos en fanatismo-anti-químicos. Solo aportamos una información que creemos necesaria porque no vemos que los medios de comunicación la aporten. Luego cada uno puede decidir lo que hacer con esos datos. Es un problema global, pero toda acción cuenta. Como dice Greta Thunberg, ’nunca se es demasiado pequeño para lograr un cambio’. Y cada uno de nosotros podemos lograr un gran cambio en nuestra vida.

Pero no todo es tan serio en Orgànics Magazine.

También tenemos muchos artículos para dar a conocer a nuestras lectoras (porque tenemos un público eminentemente femenino a pesar de que cada vez son más los hombres que nos siguen) las novedades de cosmética ecológica, moda sostenible, vinos ecológicos (un mercado que triunfa en el extranjero mientras en España aún creemos que un vino ecológico es un vino de baja calidad), así como proyectos y tiendas como las de Esturirafi.

Porque sabemos que el comercio online es una revolución en nuestra forma de vivir y comprar. A nuestras lectoras les gusta saber quién hay detrás del ratón, en quién van a confiar para que les lleve a casa sus productos de hogar, cosmética, ropa, aceite…


¿Cuáles son los artículos que recomendaríais leer a alguien que os acaba de conocer?

Sin duda el artículo del que nos sentimos más orgullosas es nuestra entrevista a Nicolás Olea. Porque es el referente número uno cuando hablamos de los tóxicos más preocupantes, que son los disruptores endocrinos. Tardamos muchos meses en redactarla de tanto material que teníamos. En este artículo explicamos un poco la base de todo, el principio de todo y por qué debemos eliminar los tóxicos de nuestra vida sin esperar a que se ilegalicen.

Hemos de ir por delante de las autoridades no porque el sistema no funcione, sino porque las bases que definen lo que es tóxico y lo que no son del siglo XX y la ciencia nos permite ver cuán equivocadas están esas bases y la necesidad de cambiarlas.

 Mientras no se cambien las bases científicas que definen lo que es tóxico y lo que no, estamos vendidos. 

Si solo pudieras leer un artículo de Orgànics Magazine, sin duda te recomendaríamos este, ya que puede cambiar tu vida, al igual que cambió la nuestra cuando escuchamos su primera conferencia.


Durante estos años habéis atendido más de 10.000 consultas ¿Cuál es la duda, pregunta que más veces se repite?

Sí, una de las partes más importantes de Orgànics Magazine es la atención de todas las consultas y dudas que nos llegan a la web. Con más de 10.000 atendidas.

Es un esfuerzo tremendo, pero cuando la gente te cuenta cómo su peque está mejor gracias a tus recomendaciones… Atender las dudas de las lectoras nos lleva mucho tiempo y no sabemos hasta cuando podremos seguir haciéndolo. Porque hablo en plural, pero la que resuelvo todas las dudas soy yo, Nina, una persona de carne y hueso, no una máquina ni una agencia de social media, ni nada de eso.

Las atiendo mientras mi hijo ve la tele o juega. Robándole tiempo de estar conmigo. Pero cuando le miro y veo lo sano que está ¿Cómo no voy a responder a esa mamá desesperada porque su peque tiene una dermatitis atópica que le impide dormir por las noches?

Y la verdad es que nuestras lectoras siempre nos dan feedback y nos cuentan cómo mejoran sus peques. Y eso no lo hay dinero que lo pague, a pesar de que sin las marcas y tiendas con las que colaboramos nuestra labor sería imposible.

En cuanto a la duda que más nos preguntan, que me voy por las ramas, es precisamente esa: los peques con dermatitis, seguida muy de cerca por los problemas con el cabello.

En España no tenemos mucha tradición ecológica, por lo que nuestra lectoras llegan a nosotras por tres vías:
  • La primera es cuando tienen un peque con dermatitis atópica y están hartas de tanto corticoide. Tenemos una especie de protocolo para los peques que funciona muy bien.
  • La segunda es cuando una mujer se queda embarazada. El nacimiento de un bebé nos impulsa a buscar lo mejor y más inocuo para ellos.
  • Y la tercera es algún tipo de afección de los adultos, sobre todo rosáceas, cueros cabelludos con problemas o algún tipo de dermatitis.

Orgànics Magazine ofrece también un asesoramiento personalizado. Nos podríais contar un poco más ¿Cómo nos puede ayudar?

Pues sí. Nuestro crecimiento natural hace que no podamos dedicar el tiempo que desearíamos a atender las consultas. Por lo que hemos creado un servicio personalizado de asesoramiento.

Después de seis años y más de 10.000 dudas atendidas hemos desarrollado una especie de sexto sentido para saber qué le va bien a cada piel. Tendiendo en cuenta que se trata de un asesoramiento cosmético que nunca sustituye al dermatólogo.

Se trata de unos planes en los que hacemos sesiones por Skype con las lectoras, les proponemos un tratamiento a su medida y vemos la evolución del mismo, además de llevar muchos extra.

Pero, de momento, no lo hemos publicitado mucho porque lo vamos a lanzar como Dios manda en breve y en estos momento no lo tenemos activo. Ahora estamos totalmente volcadas en la organización de la Gala de los I Orgànics Clean Awards. Los primeros premios de cosmética certificada y limpia de España que se celebrarán en Valencia el 22 de noviembre. A su primera edición se han presentado casi 60 marcas de los cinco continentes, por lo que estamos muy emocionadas y con ganas de hacer de esta una cita importante en la cosmética limpia internacional.

¡Sigue a Orgànics Magazine en sus redes sociales!

InstagramFacebookTwitterLinkedin

Autora

Siempre aprendiendo algo nuevo. La mitad de Esturirafi, escribo sobre vida saludable y moda sostenible.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It

Centro de preferencias de privacidad

Necessary

Advertising

Analytics

Other