Así se crea un armario más sostenible. 5 pautas para tener un armario sostenible.

¿Recuerdas todo lo que te han enseñado de moda a lo largo de tu vida? La realidad es que  nadie nos educa para gestionar nuestras decisiones en moda , a pesar de que las tomamos todos los días, lo que recibimos en su lugar es un cúmulo de opiniones ajenas y consejos basados, generalmente, en la estética.

Es una vez que somos adultos cuando nos damos cuenta (en el mejor de los casos) que nuestro armario está abocado al fracaso.

Heredamos de nuestro yo pasado todo un cúmulo de errores en las que hemos aprendiendo a base de «prueba y error». En los últimos años y gracias a una consciencia general se está empezando a hablar cada vez más sobre nuestra verdadera relación con la moda, y por supuesto, de la prueba irrefutable de ello, nuestro armario.

Tener algunas pautas normalizadas será la clave para tener un armario sostenible para que las pongas en práctica.

5 pautas para tener un armario sostenible

 

1.Crear un armario cápsula.

Supondrá un 75%-100% de tu armario, serán prendas que utilices todas las semanas, a lo largo de los años y en gran medida podrás llevarlas durante un par de temporadas, al menos. Son aquellas prendas que te encantan y combinan prácticamente todo tu armario. No existe un número exacto y perfecto pero los más puristas tienen un número cercano a 30 piezas (sin contar ropa de deporte, pijamas, accesorios…).


2.Controla el impulso de «acaparar».

Gran parte del triunfo del armario cápsula se trata de minimizar los por-si-acasos; por si cambio de talla, por si se lleva dentro de 5 años, por si al final le arreglo la cremallera… De poco sirve liberar nuestro armario para llenar otros espacios. Lo aconsejable es guardar prendas que sean una reposición de otras que ya usas (un número o espacio determinado y coherente), arreglar de forma inmediata aquella ropa que queremos recuperar y dar, donar o vender el resto de nuestra ropa para que cumpla su función en otro armario.


3.Diferencia calidad de durabilidad.

La durabilidad no es el único parámetro para medir la calidad. Obviamente la obsolescencia programada (u obsolescencia planificada) es parte de la maquinaria de la moda poco ética de baja calidad. Pero la calidad de una prenda se basa en el patrón, la costura y el tejido, y con ello, el diseño final. Constantemente escucho «antes hacían las cosas buenas» pero siempre hubo prendas de baja calidad, aunque dure 40 años.


4.Consumir es sostenible.

Apoyar a marcas y empresas que son afines a nuestros valores es una forma de favorecer la sostenibilidad de otro tipo de economía. Especialmente cuando se trata de firmas y proyectos basados en la economía circular y no siempre debe ser sinónimo de poseer o comprar; alquilar ropa (fashion sharing), upcycling y  customizaciones, artesanos que reparan y acondicionan nuestras prendas…


5. Sé coherente con tus valores.

Al elegir las firmas que vas a consumir, los servicios que puedas necesitar. Antes de comprar o quedarte con una prenda, pregúntate si es bastante cómoda, cómo la vas a usar, si la tendrías independientemente de su precio, si es fácil de cuidar… No se tarta de prohibiciones pero tener consciencia de nuestras decisiones evitaría datos como el que de media tiramos al año 14kg de ropa. Prioriza el upcyclicng y segunda mano, especialmente cuando quieras tener una prenda «innecesaria», o bien cada vez que entre una prenda hagas que salga otra.

Bianca Fuentes

Web – Instagram – Linkedin

¡Tienes más consejos en mi cuenta! @_EstilismoConsciente!
Fotos: Palm Studio para Upcyclick.


Otros post que te pueden interesar:

Autora

Siempre aprendiendo algo nuevo. La mitad de Esturirafi, escribo sobre vida saludable y moda sostenible.

1 Comentario

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It