Segunda entrega de “Conceptos Básicos” , hoy retomamos un tema que está en boca de todos cuando hablamos de sostenibilidad, ecología la huella de carbono .

Muchas empresas empiezan a utilizar este concepto en sus campañas de publicidad, otras añaden un distintivo en sus etiquetas, etc. Todos sabemos que más huella de carbono es malo y que menos huella de carbono es bueno, pero ¿sabes qué es la huella de carbono? ¿Cómo se calcula?

Os lo explico desde mi experiencia ya que mi último trabajo en la Universidad consistió (en parte) en calcular la huella de carbono de la Universidad de Vigo (junto a mis compañeros). Hasta ese momento mi conocimiento sobre el cálculo de la huella de carbono era mínimo y para hacer ese informe no utilizamos una “calculadora de huella de carbono” sino que fuimos factor a factor calculando cuánto CO2 emitía a la atmósfera cada actividad de la universidad, desde la electricidad, agua, transporte, etc.

Antes de empezar, voy a puntualizar algo: en muchos sitios podréis ver huella ecológica y de carbono juntas, como si fueran lo mismo. Y sí, prácticamente son lo mismo, pero expresado de distinta manera. En resumen, para calcular la huella ecológica necesitas saber primero la de carbono. Por eso, voy a empezar por el principio.

Definición de la Huella de Carbono

La huella de carbono es la totalidad de gases de efecto invernadero (GEI), emitidos directa e indirectamente por una persona, empresa, en la fabricación de un producto o incluso en un evento (feria, concierto, festival…). Es decir, sería la cantidad de GEI que se producen en tu vida diaria, en tu empresa o en la fabricación de un producto.

¿Cuáles son los gases de efecto invernadero (GEI)? el dióxido de carbono (CO2), vapor de agua (H2O),  el óxido nitroso (N2O), el metano  (CH4), y  el ozono (O3). Además de los halocarbonos, los hidrofluorocarbonos (HFC), y los perfluorocarbonos (PFC) (estos tres de origen antropogénico).

Podemos diferenciar dos tipos de huella de carbono:

  • Huella de carbono de una organización. Mide la totalidad de gases de efecto invernadero (GEI) emitidos de manera directa o indirecta en el desarrollo de las actividades de una organización (empresa).
  • Huella de carbono de producto. Mide los GEI emitidos durante todo el ciclo de vida de un producto: desde la extracción de las materias primas, pasando por el procesado y fabricación y distribución, hasta la etapa de uso y final de la vida útil (depósito, reutilización o reciclado).

Te vuelvo a recomendar este vídeo histórico: La historia de las cosas, queda muy claro la huella que tiene cada producto que compramos:

Para qué sirve la huella de carbono

A nivel personal: para saber cual es tu impacto sobre el medio ambiente. Por ejemplo, si consumes mucha electricidad y vas siempre en coche tu huella será alta.  Es una manera situarnos en una escala de sostenibilidad.  

A nivel de empresa: te aporta valor, ya que si tú ofreces un servicio, un producto o tienes una tienda respetuosa con el medio ambiente, la huella de carbono te da credibilidad, no son sólo palabras, ya que el resultado es un número con el que te puedes comparar con tu competencia o con el que puedes medir tu evolución a lo largo del tiempo.

A nivel de producto: del mismo modo que el anterior, saber la huella de carbono de un producto nos puede ayudar a hacer una elección más sostenible. Este es un dato mucho más difícil de calcular y de conseguir.

A nivel de evento: esto es algo más novedoso, y me parece una idea genial incorporarlo en un festival, mercadillo, etc. Puede ser muy útil concienciar a los participantes para que utilicen el transporte público, reciclen, etc. 

¿Cómo se calcula la huella de carbono?

El cálculo sería un poco diferente si vas a calcular la huella de carbono de tu vida diaria o de tu empresa. Pero básicamente es lo mismo, así que os voy a explicar cómo calcular la huella de carbono de una empresa y qué pasos tendrías que seguir:

Emisiones directas o indirectas

En primer lugar tienes que diferenciar entre las emisiones de GEI directas o indirectas:

  • Emisiones directas de GEI: son aquellas emitidas directamente por la organización, in situ, por ejemplo las que se producen por el sistema de calefacción.
  • Emisiones indirectas de GEI: son aquellas debidas a las actividades de la empresa, pero que son controladas por otra empresa diferente. Un ejemplo es la electricidad consumida, porque las emisiones se producen en el lugar donde se genera la electricidad.

Alcance del cálculo de la huella de carbono

Después de tener claro cuáles son las emisiones directas e indirectas de GEI, hay que determinar el alcance del cálculo.

  • Alcance 1: son las emisiones directas de GEI. Por ejemplo, combustión de calderas, hornos, vehículos, etc. que son propiedad de la empresa.
  • Alcance 2: emisiones indirectas de GEI asociadas al consumo de electricidad.
  • Alcance 3: otras emisiones indirectas como la extracción y producción de materiales que adquiere la empresa, viajes de trabajo, consumo de agua y papel, movilidad, producción de residuos, edificación, etc.
Imagen: http://www.ghgprotocol.org/

 Cómo calcular tu huella de carbono

Básicamente el cálculo de la huella de carbono se reduce a la siguiente fórmula:

 Huella de carbono = Dato de la actividad  x  Factor de emisión 

donde,

  • El dato de actividad, por ejemplo sería la cantidad de gas natural utilizado en la calefacción (kWh de gas natural).
  • El factor de emisión (FE) es la cantidad de GEI emitidos por cada unidad del parámetro “dato de actividad”. Estos factores varían en función de la actividad.  Por ejemplo, el factor de emisión del gas natural de la calefacción sería 0,202 kg CO2 eq/kWh de gas natural.

Existen varios métodos para calcular la huella de carbono: Greenhouse Gas Protocol Corporate Standard (GHG Protocol), UNE-ISO 14064-1,  UNE-ISO 14065: 2012, UNE-ISO 14069: 2013, IPCC 2006 GHG Workbook, etc. Todas ellas y muchas más están en este Informe de la Comisión Europea.

experimento: mi huella de carbono personal

Todas estas formas de calcular la huella de carbono son un poco complicadas para hacerlo a mano y rápido, para calcular tu huella de carbono personal puedes recopilar todos los datos posibles: electricidad, gas, transporte, residuos, et.c y calcularlo tú a mano o bien puedes utilizar una calculadora de huella de carbono, existen un montón de ellas.

Voy a hacer un pequeño experimento y voy a calcular mi huella de carbono personal en diferentes calculadoras, a ver qué sale de aquí:

Carbon Footprint

En Carbon Footprint puedes calcular tu huella de carbono de manera bastante detallada, puedes incluir un montón de datos y según esta web  mi huella de carbono anual es de 5,16 toneladas de CO2 al año.  

Twenergy

En la web de Twenergy (una iniciativa de Endesa) puedes calcular tu huella de carbono personal.  No es tan detallada como la anterior, pero es más sencilla de utilizar. En este caso mi huella de carbono es mucho más pequeña  1,1 toneladas de CO2 al año.  

Cero CO2

En la web de Cero Co2 puedes calcular tu huella de carbono por actividad, por ejemplo, cuánto CO2 ha emitido tu último viaje en avión, desplazamientos por carretera o según tu consumo de electricidad. Por ejemplo  en mi último viaje a Madeira emití 753 kg de CO2.  

Tu huella ecológica
Una iniciativa de la diputación de Bizkaia, Global Action Plan y Fundación Vida Sostenible, en la que puedes calcular la huella de carbono de tu gasto energético, agua, transporte y residuos. En este caso más que calcular tu huella de carbono te dan una serie de consejos sobre ahorro y eficiencia en el uso de energía, transporte, agua, etc. Muy útil.
Footprint calculator

Calculadora de Global Footprint Network que visualmente es muy bonita. En este caso los cálculos son bastante aproximados pero según esta calculadora mi huella de carbono es de 5,5 toneladas de CO2 al año y si todo el mundo viviera como yo se necesitarían 2,3 tierras. En la misma web te da algunas soluciones para reducir tu huella.

huella de carbono y huella ecológica

En muchos sitios verás que utilizan indistintamente  huella de carbono o huella ecológica , aunque parten del mismo cálculo (cantidad de gases de efecto invernadero que emite una empresa, persona…) la huella ecológica requiere un cálculo a mayores.

Este concepto fue introducido en el año 1990 por Mathis Wackernagel y William Rees de la Universidad de British Columbia. Puede definirse como la superficie de la tierra y agua que requiere una población para producir los recursos que consume y absorber los residuos que produce, utilizando la mejor tecnología disponible.

Es decir, la  Huella Ecológica  es la medida del impacto de las actividades humanas sobre la naturaleza, representada por la superficie necesaria para producir los recursos y absorber los impactos de dicha actividad (WWF). Esta superficie suma toda la tierra productiva (bosques, tierra de cultivo…) necesaria para absorber todos los gases de efecto invernadero producidos (y que los océanos no pueden absorber). Se expresan en hectáreas globales (hag).

Para calcular la huella ecológica tendrías que dividir el resultado de tu huella de carbono (en toneladas de CO2) y dividirlo entre el CO2 fijado por la vegetación por hectárea y año, este dato es un promedio que da el IPCC (Panel Intergubernamental del Cambio Climático), unos 5,21 Tm CO2/ha/año.  Para que la huella ecológica fuera más exacta deberías saber la capacidad de fijación de CO2 de la vegetación de tu zona, ya que el dato del IPCC es un promedio a nivel mundial, cada especie vegetal fija el CO2 de manera diferente.

A nivel de huella ecológica, España se sitúa en el puesto número 22 a nivel mundial y, desde el año 2007, ésta ha disminuido debido a la crisis económica.

España necesitaría casi 3 países como el nuestro para satisfacer sus demandas.

Podemos hacer muchas cosas para reducir nuestra huella de carbono: ahorrar electricidad y agua, utilizar más el transporte público, viajar menos en avión, comer menos carne, comprar productos locales, generar menos residuos, consumir menos y proteger nuestros bosques.

Y tú, ¿Qué haces para reducir tu huella de carbono?

Autora

Bióloga y bloguera, soy la mitad de Esturirafi. En búsqueda de una vida más sostenible y saludable.

3 Comentarios

  1. Muy explicado y buenos enlaces. Todas las empresas debería tener un distintivo de este tipo, bien huella de carbono y otro factor para que los consumidores puedan premiar o castigar a las empresas y productos dependiendo de los principios ambientales que tengan, de otra forma es una locura elegir.

    Saludos

  2. Hola Isabel,
    Sí, poco a poco van apareciendo certificaciones ambientales, pero son muy poco conocidas para la gente. Falla la divulgación…

    Saludos!

  3. Pingback: China ya no acepta nuestros residuos ¿Y ahora qué? • Esturirafi

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It

A %d blogueros les gusta esto: