¡Hola! Volvemos esta semana con un post que tenía muchas ganas de hacer. Hoy os voy a contar mi experiencia con la copa menstrual y porqué decidí usarla. Además, para acompañarnos volvemos a tener a Pirusca.

Tengo que confesar que la primera vez que oí hablar de la copa menstrual (hace unos 6 años) me pareció un invento asqueroso 😳… ¿La sangre se queda ahí y luego la vacías? ¿Seguro te manchas las manos?… Lo veía muy poco higiénico… Aquello no era para mi… Pero pasó el tiempo y volví a tropezarme con la copa menstrual, esta vez, con la mente más abierta decidí darle una oportunidad, investigar y probar.

la copa menstrual

La copa menstrual es una barrera física en forma de copa 🍷 que se pone en la vagina durante la menstruación para retener el flujo. A diferencia de los tampones, no absorbe sangre, si no que queda contenida en el interior de la copa y el líquido se desecha por el WC.

Aunque pueda parecer que la copa menstrual es algo súper nuevo,  su patente se remonta a principios del siglo XX.  Dejó de fabricarse en los años 60 porque había déficit de látex y no fue hasta el año 2000 cuando empezaron a fabricarse las primeras copas menstruales de silicona.

cosas que no sabías sobre la copa menstrual*

  • ¿De qué están hechas? látex, silicona médica o TPE, no produce alergias, no tiene blanqueantes ni productos químicos, no produce irritaciones vaginales y no genera residuos.
  • Evita infecciones. La silicona es inerte y no es adecuada para que los microorganismos “vivan” en ella.
  • Es reutilizable. No es un producto de usar y tirar. Después de usarla, se vacía, se limpia y se inserta de nuevo. Se esteriliza después de cada menstruación para el próximo mes.
  • Duradera. Puede llegar a durar hasta 10 años.
  • Generas menos residuos. El uso de la copa menstrual puede suponer un ahorro anual de entre 5,6 a 6,4 kg. de residuos no recuperables.
  • Ahorras dinero. Tampones y Compresas 50€/año vs. Copa Menstrual 2€/año.
  • Puede usarse hasta 12 horas de forma segura y sin ocasionar irritaciones.
  • Puedes hacer deporte con ella puesta.
  • Se puede usar para dormir.

Ilustración de Pirusca sobre las ventajas de la copa menstrual*Fuente: www.lacopamenstrual.es

 

MI EXPERIENCIA CON LA COPA MENSTRUAL

¿Qué me hizo decidir pasar de los tampones y las compresas a la copa menstrual?

 Mi primera motivación fue reducir la cantidad de residuos que genero.  En mi camino hacia una vida más sostenible no había espacio para los tampones y las compresas convencionales… Necesitaba una alternativa a los aplicadores de plásticos, materiales tóxicos no reciclables…

 La segunda motivación fue el ahorro.  Teniendo en cuenta el precio de una caja de tampones: 4€ – 20 tampones * 12 meses = 50€  – Frente a una única inversión, en mi caso de 20€, con una expectativa de durabilidad de 10 años lo que supone unos 2€ al año.

 La última motivación fue la curiosidad.  Quería comprobar si la Copa Menstrual era tan maravillosa como todos decían…

Mis primeras dudas y miedos a la hora de pasarme a la Copa Menstrual

La talla, jejeje… Nunca me había parado a pensar en ello…

¿Qué talla necesitaré? La S seguro que se me cae… Tendrá que ser una M…

La norma general dice:

  • Copa menstrual pequeña S: para mujeres menores de 25 años que no hayan tenido hijos o que los hayan tenido mediante cesárea.
  • Copa menstrual grande M: para mujeres mayores de 25 años y para mujeres de menos de 25 años que hayan tenido hijos mediante parto vaginal.

¿Y ahora como me pongo esto? seguro que se me cae…

Después de mucho investigar descubrí que hay varias técnicas para colocarla (varias formas de doblarla). También que recomiendan practicar, antes de tener el periodo, para no tener sorpresas engorrosas…

Me va a dar grima, estoy segura… Eso de recoger el periodo (sangre 😳) y luego vaciarlo…

Este punto lo superé más rápido de lo que imaginaba, al final es algo natural…

La hora de la verdad. Mi primera vez con la Copa Menstrual

Está claro que no la colocas bien desde el principio, por eso las primeras veces utilizaba un “método auxiliar” para los “porsiacaso”… Un salvaslip o las braguitas absorbentes Cocoro.

Sí, a veces no fue del todo bien… Como todo en la vida la práctica hace al maestro y tuve alguna sorpresa desagradable al no conseguir colocar correctamente la copa…

Puntos negativos
  • Colocarla. Aunque llevo más de un año utilizando la Copa Menstrual, todavía no me quedo al 100% tranquila. Las primeras horas estoy pendiente de posibles pérdidas…
  • La talla. Acertar con la talla. Yo pensaba que era una M, me compré una M y ahora me planteo si tal vez necesito una S… Puede que mis dificultades para colocarla sean porque es grande para mi. Al parecer las que practicamos yoga o pilates tenemos los músculos vaginales muy fuertes independientemente de nuestra edad. “Good to know!”
  • Sacarla. Sí a veces la cosa se complica y se queda “atrapada”… Realmente se hace el vacío. Y tienes que “luchar un poco” moverla hacia los lados o introducir un dedo para romper el vacío… 😐
Puntos Positivos
  • Para mi lo mejor de todo es que me olvido que tengo la regla. La puedes utilizar durante hasta 12 horas. Yo la vacío por la mañana y por la noche. Tranquila en mi baño y el resto del día me olvido…
  • No irrita. Los tampones acababan por irritarme y tenía que usar compresas. Odio las compresas, todo es malo con ellas: falta de transpiración, humedad… arrrgggggg!
  • No se cae. Pese a mis miedos iniciales puedo confirmar que te puedes mover sin miedo. Puedes hacer lo que sea, he hecho yoga, surf, caminatas, nadado en el mar… No se mueve!

 

Conclusión

Pese a que todavía no estoy al 100% segura cuando me la coloco, no la cambio por nada! Creo que tengo que comprar una talla menos. Me da rabia, porque ¡se suponía que me tenía que durar 10 años!

Y tú, ¿Usas la Copa Menstrual? ¡Cuéntanos tu experiencia!

Nahir

Autora

Siempre aprendiendo algo nuevo. La mitad de Esturirafi, escribo sobre vida saludable y moda sostenible.

18 Comentarios

  1. Yo la compre hace un par de años y tras pelearme con ella un par de ciclos la deje, y ahora he vuelto emperrada en hacerme a ella y llevo dos periodos cero residuso, me he comprado un juego de compresas de tela, y así si tengo accidentes por haberla colocado mal pues bueno, tengo refuerzos! Estoy pensando en comprarme otro modelo (yo tengo la Fleurcup y luego tengo una plegable que compre en la farmacia y ahora no recuerdo su nombre) una con aplicador que han sacado nueva a ver si con el aplicador me la coloco 100% correcta y me puedo olvidar de los refuerzos. No entiendo el tabú que hay con la menstruación si llevamos desde siempre teniéndola, yo animo a todas las chicas a probarla! (también creo que todos los productos relacionados con la menstruación deberían tener IVA reducido, ya que son de todo menos un lujo…)

    Ánimo chicas, residuos menos, ahorro, todo son ventajas!!!!!!

    • Nahir Responder

      Hola Laura! Muchas gracias por compartir tu experiencia con nosotras! Colocarla correctamente es sin duda la parte más difícil! Pero no imposible! Un abrazo 🙂

  2. Hola Esturirafis!!!
    Yo la verdad es que ya llevo unos años usando la copa y no la cambio por nada del mundo. Al igual que a ti, los tampones me terminaban por resecar y las compresas…las detesto horrores (no acabo de entiender el punto de las chicas que les da asco el tema sangre-copa y les da igual tenerla ahí petrificada ) jeje.
    Para mi son todo ventajas, sobretodo en verano que no tienes que andar pendiente de los hilos del tampón, o de que se te empape con agua al bañarte en el mar o la piscina…
    Además del consecuente ahorro y reducción de residuo que supone. Por suerte cada vez conozco más gente que la usa, y les guste o no a las marcas de higiene íntima convencionales, las copas menstruales son el futuro
    Un besito chicas!!!

    • Nahir Responder

      Muchas gracias Ari! Estoy segura que cada día más chicas se van a animar a probarla, como tu dices son todo ventajas! Sólo hay que romper el “miedo” inicial! Un beso!

  3. Me ha encantado el post y me
    Viene de perlas!!
    Empecé hace unos meses con la copa. Y aunque hay veces que va perfecto, otras veces creo que no me la coloco bien y tengo pérdidas, asi que hago como dices tu, llevo una compresa o un salvaslip por si acaso en el bolso. Pero precisamente me he cambiado a la
    Copa para no generar residuo, asi que es un poco contraproducente. He ido alguna vez a la farmacia a comentarlo, porque pienso que quizás es la talla. Yo me cogi la pequeña y dudo si necesitaría la grande.
    Me quedo mas tranquila con este post y creo que cada vez voy cogiendole el truco.
    Muchísimas gracias por compartir tu experiencia!!!!!

    • Nahir Responder

      Hola Laura! Creo que al principio todas estamos un poco igual, pillándole el truco a eso de colocarla bien a la primera… Con el tiempo lo conseguiremos!! Lo de la talla es difícil, como comento en el post yo estoy dudando si necesito una pequeña por que me da la sensación de que mucha veces no se abre por completo, queda con pliegues por los que hay filtraciones… Para los “porsiacaso” puedes utilizar compresas de tela o braguitas absorbentes así no tienes que estar unsando y tirando compresas… 😐 Muchas gracias por compartir tu experiencia! Un abrazo!

  4. Hola! Yo, al igual que tu, la primera vez que escuché hablar de ella pensé que era asqueroso pero años más tarde con la mente más abierta y buscando una alternativa más sostenible me he animado a probarla. Me compré la talla pequeña porque lo hice por impulso y cogí la que tenían en el herbolario. Luego al acordarme de lo de las tallas busqué y pensé que había metido la pata (no he tenido niños pero tengo 37 años) pero ahora me alegro porque creo que la grande hubiera sido demasiado para mi. De hecho, a mi me molesta un poco al ponérmela y al sacármela me duele (supongo que habrá algún truco que aún no conozco). Otra cosa que me molesta es el palito de abajo, se me queda fuera y hasta que pasan horas y se me acomoda más arriba, estoy un poco molesta ( por más que intento meterlo más no lo consigo) ¿No os pasa a vosotras? La primera vez tampoco estaba segura si estaría bien puesta pero parece ser que sí porque no se me escapó nada y el segundo día ya la dejé 12 horas y sin problemas (aunque es verdad que to tengo poco flujo), así que en ese sentido encantada. Espero que la próxima vez vaya lo lleve mejor pero en general estoy contenta con el cambio sobretodo sabiendo que genero muchos menos residuos. Espero que el tema del palito no llegue a hacerme cambiar de opinión. Saludos y gracias por compartir tu opinión. al ser un tema tabú no es fácil saber si a las demás les pasa igual y la mayoría de la gente que leo que las utiliza simplemente dice que son maravillosas.
    Saludos,
    María

    • Nahir Responder

      Hola Maria! Muchas gracias por compartir tu experiencia con nosotras… Lo del palito a mi también me pasa a veces, he detectado que es cuando no la coloco lo suficientemente dentro, aunque algo siempre asoma. Creo que hay otros modelos de copas que en vez de un palito tienen como un semi-círculo, como una anilla que puede ayudar facilitar la extracción y tal vez sea menos molesto… Pero no lo he probado… A ver si alguien más se anima a compartir su experiencia y salimos de dudas 🙂 Feliz semana!!!

      • Hola! en cuanto al palito si el modelo tiene un palito muy largo podria cortarse la punta unos milimetros para que mejore. Yo para acomodarla dentro una vez que la coloco doy unos giros, como si la estuviera enrroscando hacia adentro y de esa manera acomodo la altura del “palito”. espero que les sirva 🙂

  5. Tengo mucha curiosidad y las compresas y tampones me irritan y me incomodan… Es muy probable que cuando termine con este tema del embarazo me atreva a probarla.

  6. Hola Nahir! Me ha gustado mucho tu reflexión porque me identifico mucho!! Aún no estoy acostumbrada a la copa aunque sigo intentando utilizarla ya que creo que es un gran invento! Supongo que a base de práctica irá mejorando. Para mí el principal problema es ponérmela, por lo que puede ser que no sea mi talla. Aún así, se la recomiendo a todo el mundo, pienso que por el precio que tiene, por pocos usos que le des si no te va.. compensa!

    • Nahir Responder

      Hola Raquel! Muchas gracias por compartir tu experiencia! Veo que somos muchas las que compartimos las dificultades a la hora de colocarla. Cuestión de práctica y acertar con la talla. Igual que tú pese a tener ciertas “dificultades” recomiendo la copa menstrual a todas! Ahora yo me estoy planteando comprar una talla más pequeña. Ya os contaré como me va! Un abrazo!

  7. Hola.
    Pues mi primer problema fue conseguirla, en El Salvador las opciones son muy pocas, pero me compre una marca Icare, estoy convencida que debo dejar de generar residuos!
    Este fue mi primer ciclo y he aprendido varias cosas: 1) Tengo que tener un plan B, porque justo cuando creía que me la había puesto bien hubo un desastre 2) Requiere práctica.
    Sin embargo a pesar de que entiendo que con el tiempo se supera, cada vez que la reviso es una película de horror por fuera y dentro de la copa nada; la otra cosa que creo que me va a costar acostumbrarme es la manipulación… no tengo asco ni nada pero me molesta tener que luchar cada vez y sentir que hasta los codos uso…
    En este ciclo tuve que dejar de usarla en los días de mayor flujo por qué iba a viajes largos y sin práctica sería un desastre y volví al tampon.
    Lo intentare en el próximo ciclo, pero nuevamente estoy en la búsqueda de otras alternativas… por lo menos para el plan B con protectores diarios (veo que les dicen salvaslip) y alguna toalla sanitaria de tela… que para variar no hay en mi país… pero veré como la consigo.

    • Nahir Responder

      Hola Paty, entiendo perfectamente como te sientes, conseguir colocarla correctamente es la parte más difícil. Yo también sufrí un desatre como el tuyo… y ese día no tenía Plan B… Te animo a que sigas probando! Estoy segura que con la práctica conseguirás sentirte cómoda y segura. Un abrazo!

    • Hola Paty. Igual te pasa lo que me pasó a mi con la segunda copa que compré, para poder alternar.
      Me animé con otra marca diferente a la que uso, porque se estaba promocionando con un descuento, pero no me gustó en absoluto. Su morfología era ligeramente diferente, y tenía un montón de pérdidas…un engorro. Después de varios intentos decidí quedarme con la que conocí desde un primer momento, la Ruby Cup. La verdad, muy contenta.
      Espero haberte ayudado. Mucho ánimo!!

  8. Pingback: Pinta en copas – Sienta Bien

Escribe un comentario

A %d blogueros les gusta esto: