Nos estamos cargando el planeta… Cambio climático, pérdida de hábitats, de biodiversidad, extinción de especies, huracanes, sequías, inundaciones, residuos, plásticos…

En la actualidad ya se habla del cambio climático sin miedo, vemos que el otoño no llega, cada año se superan los records de temperaturas extremas y en zonas húmedas como Galicia se queman los bosques y apenas llueve.

Además, a todos los problemas climáticos derivados de la emisión a la atmósfera de gases de efecto invernadero hay que sumarle que cada vez consumimos más, lo que se traduce en más residuos y más emisiones de CO2. Esto se ha convertido en un circulo vicioso sin fin, que es muy difícil de parar, si la humanidad no hace nada por solucionarlo.

Todo tiende al equilibrio: los ríos buscan sus cauces, la naturaleza busca su manera de equilibrarse y en esa búsqueda nosotros no contamos. Solo somos unas hormigas muy grandes y pesadas que la están fastidiando. Ella se equilibrará derritiendo los polos, cambiando corrientes, con huracanes y sequías. Nosotros tendremos que adaptarnos a todos esos cambios, porque sí, ya desde hace muchos años, en las grandes cumbres del clima del IPCC se habla poco de “reducir emisiones”, se habla más de “adaptación al cambio climático“.

Advertencia de los científicos del mundo a la Humanidad: Un segundo aviso.

Esta introducción un tanto pesimista (o realista) viene por un mensaje que han lanzado hace unos días más de 15.000 científicos de todo el mundo: Advertencia de los científicos del mundo a la Humanidad: Un segundo aviso. 

Y es un segundo aviso porque hace 25 años, otro grupo de 1700 científicos redactó otro mensaje similar alertando de que no estábamos tratando bien al planeta Tierra. El artículo publicado en 1992 lo titularon: World Scientists’ Warning to Humanity.

World Scientists’ Warning to Humanity (1992)

En los 90, estos científicos expresaron su preocupación sobre el agotamiento de la capa de ozono, la disponibilidad de agua dulce, el agotamiento de la vida marina, las zonas oceánicas muertas, la pérdida de bosques, la destrucción de la biodiversidad, el cambio climático y el continuo crecimiento de la población humana.

¿Y que pasa en la actualidad?

Y en la actualidad un grupo diez veces más grande de científicos han firmado otra advertencia, en ella hacen un repaso sobre los principales problemas que tenemos en la actualidad y cómo han evolucionado desde 1992 (Figura 1).

Figura 1. Tendencias de los problemas ambientales identificados desde 1960 a la actualidad. Los años anteriores y posteriores a la advertencia de los científicos de 1992 se muestran como líneas grises y negras, respectivamente. Fuente: BioScience

Observando todas estas gráficas podemos llegar a la conclusión de que lo único que ha mejorado en estos 25 años ha sido la capa de ozono, ya que la concentración de CFCs, que eran las sustancias que la dañaban se prohibieron a nivel mundial y esa acción funcionó.

La abundancia de especies vertebradas que ha pasado de un 60% a cerca de un 40% en 25 años.

Las tres últimas gráficas son las más representativas porque se ve cómo  el aumento de la concentración de CO2 está relacionado con el aumento de la temperatura y a su vez con el aumento de la población.

Es muy interesante la segunda línea que se muestra en la gráfica “i” que muestra el aumento de la población de ganado rumiante de más de 3.000 millones en 1992 a cerca de 4.000 millones en la actualidad.

Una vaca lechera europea emite cada día tantos gases nocivos como un coche en unos 50 kilómetros. Tuitea esta frase.

12 pasos para salvar el planeta tierra

Estas son algunas de las propuestas incluidas por estos 15.000 científicos para salvar el planeta tierra. Porque aún estamos a tiempo si tomamos soluciones globales.

  1. Reducir los gases de efecto invernadero.
  2. Proteger el hábitat.
  3. Restaurar los ecosistemas. 
  4. Frenar la contaminación.
  5. Detener la pérdida de biodiversidad.
  6. Restringir las especies exóticas invasoras.
  7. Reducir el desperdicio de alimentos. 
  8. Promover cambios en la dieta hacia la mayoría de alimentos en base de plantas.
  9. Seguir reduciendo las tasas de fecundación a nivel global.
  10. Aumentar la educación de la naturaleza al aire libre para los niños
  11. Diseñar y promover las nuevas tecnologías verdes y adoptar masivamente el uso de fuentes de energía renovables. 
  12. Revisar la economía para reducir la desigualdad de la riqueza.

¿Cómo vamos con el cambio climático?

Otro artículo muy interesante es el que descubrí gracias a Microsiervos, en el que hablan de cómo vamos de desviados en la lucha contra el cambio climático. En resumen, como dicen ellos, vamos mal, muy mal. 

En el artículo muestran una serie de gráficas interactivas publicadas por el New York Times. Cada gráfico muestra las emisiones hasta la actualidad y las previsiones hasta 2030 en tres escenarios distintos: (las dos líneas “low” y “high” son las previsiones optimista y pesimista respectivamente).

  • Current: la trayectoria de las emisiones de CO2 si seguimos emitiendo como en la actualidad.
  • París: lo que el mundo se ha comprometido a disminuir tras la cumbre de París.
  • 2ºC: lo que necesitaríamos disminuir las emisiones para mantenerse por debajo de los 2ºC de calentamiento.

En la misma página puedes ver la evolución de las emisiones por países y es increíble ver cómo va de disparada China por ejemplo. Todos los datos de estas gráficas animadas los han sacado de http://climateactiontracker.org/ una web muy interesante dónde puedes explorar cantidad de datos relacionados con el cambio climático.

 

Cada uno podemos poner nuestro granito de arena para que esto no sea un desastre, pero deben tomarse grandes decisiones para que funcione de manera global.

Rut

 

Fuentes:

Autora

Bióloga y bloguera, soy la mitad de Esturirafi. En búsqueda de una vida más sostenible y saludable.

2 Comentarios

  1. Vaya, como madre de familia numerosa me entristece mucho el punto 9. Es terrible que me tenga que plantear si agrandar mi familia dañará el planeta y a la par siga habiendo este sobreconsumo de carne, de ropa, de coches o de fruta del trópico en el Mediterráneo. Me cabrea ¡y mira que no soy de irritarme! Gracias por vuestros contenidos y la formación que hacéis para poder escribirlos.

    • Rut Responder

      Hola Bea! Claro, es normal, el punto 9 es un poco drástico para España por ejemplo, donde cada vez nacen menos niños. Está pensado sobre todo para países en vías de desarrollo. Te adjunto el punto 9 literal, como lo escribieron en el artículo: “Promover la reducción adicional de los índices de fertilidad procurando que mujeres y hombres tengan acceso a la educación reproductiva y a los servicios voluntarios de planificación familiar, especialmente, en lugares donde falten tales recursos”
      ¡Muchas gracias por seguirnos!
      Un abrazo!

Escribe un comentario

A %d blogueros les gusta esto: